Las nuevas provocaciones del imperio británico amenazan al mundo con una Guerra Mundial

17 de abril de 2017

17 de abril de 2017 — De nuevo hoy, blasfemando en el Domingo de Pascua, la prensa imperial de Londres trató de provocar al gobierno de Trump para que vaya a la guerra. La prensa imperialista británica cita a personajes de la casta gobernante británica quienes afirman que conocen de los planes estadounidenses y que incluso los tienen bajos su control.

Desde que la inteligencia británica intentó por primera vez lanzar los escándalos sobre “Trump y Rusia” en la política estadounidense, hace casi dos años, esta ha sido la estrategia imperial británica: Evitar que suceda una cooperación de Estados Unidos liderado por Trump con China y Rusia para lograr un paradigma de desarrollo económico y seguridad. Y en vez de esto, pretenden lanzar a Estados Unidos a nuevas guerras desastrosas.

El pueblo estadounidense, y de las demás naciones, deben rechazar y derrotar estas provocaciones de los británicos a una guerra, que amenaza con una guerra mundial termonuclear, y escoger el nuevo paradigma.

El diario Sunday Times del domingo 16 hace un descarado llamado para hacer una guerra total en la Península de Corea, y alegan que “a Gran Bretaña le dijeron” que el gobierno de Trump está a punto de atacar una serie de objetivos en toda la República Democrática Popular de Corea (RDPC) para eliminar su programa nuclear. “Los asesores militares más cercanos de Donald Trump le han dicho a Gran Bretaña que Estados Unidos tiene el poder de fuego para neutralizar la estructura nuclear del régimen, y que podría lanzar pronto un ataque preventivo para hacerlo. En lo que se verá como un modo de hacer presión sobre China... fuentes de muy alto nivel dijeron que Estados Unidos puede ‘destruir completamente’ los blancos principales utilizando armas convencionales.

“ ’Ellos van a hacer todo lo que sea necesario’, dijo una fuente británica de alto nivel. ‘No hay nada que no esté bajo consideración. Ellos creen que tienen la capacidad para darle a algo y destruirlo completamente. Ellos confían en que saben donde está todo y que le pueden lanzar un ataque de manera eficaz’. Una fuente militar que habló con el [Asesor de Seguridad Nacional], general H.R. McMaster este mes, dijo que el era conciente de que un ataque como ese tendría un costo terrible, porque probablemente provocaría como respuesta un ataque con misiles sobre Corea del Sur.

“Una fuente de alto nivel del gobierno [británico] dijo: ‘Ellos están llegando al punto en el que creen que tienen que eliminar las instalaciones preventivamente... Están mucho más cerca de tomar acciones militares’ ”.

Haciendo todo el esfuerzo para pretender que es inminente un ataque de Estados Unidos sobre Corea del Norte, y por ende un ataque de Corea del Norte sobre Corea del Sur, el Sunday Times cita también al ex Secretario de Defensa británico y Secretario de Relaciones Exteriores, Malcolm Rifkind, quien afirma sin rodeos, y sin ninguna evidencia, que Estados Unidos hizo un ataque de guerra cibernética sobre Corea del Norte en el intento de lanzar un misil de prueba el sábado en la noche. “ ’Hay una muy fuerte creencia de que Estados Unidos, con métodos cibernéticos, han logrado en varias ocasiones interrumpir esas pruebas y hacerlas que fallen’, le dijo a la BBC sir Malcolm Rifkind, el ex secretario de Relaciones Exteriores y ex secretario de Defensa”.

Y en la BBC de Londres, el secretario de Relaciones Exteriores, Boris Johnson, se pasó el Domingo de Pascua aplaudiendo el ataque de Estados Unidos sobre Siria, y pidiendo la intervención conjunta de las fuerzas armadas de Estados Unidos y de Gran Bretaña para derrocar al Presidente de Siria, Bashar al-Assad.

Pero el Presidente Trump dijo en su Twitter el 15 de abril que “Las cosas van a ir bien entre Estados Unidos y Rusia. Habrá una paz duradera”. Los gritos de guerra bárbaros de los británicos no tienen ninguna relación con las verdaderas declaraciones que hizo el Asesor de Seguridad Nacional de Trump, el general McMaster, en la televisión nacional el domingo.

Todo lo que los británicos exigen es lo opuesto de la campaña del Presidente Trump por el “Sistema Americano de economía” que rechaza las guerras para derrocar gobiernos. Londres está haciendo todo lo posible por destruir su Presidencia, ya sea mediante “la renuncia, el juicio político o el asesinato”, como lo pronosticó hace tiempo el Spectator de Londres.

“Lo que está mal con el gobierno de Trump, es el imperio británico”, dijo este domingo Helga Zepp-LaRouche, en tanto que las fuerzas del movimiento de LaRouche movilizan a los estadounidenses para derrotar las provocaciones del imperio. Helga Zepp-LaRouche intervino con el discurso central en una conferencia de dos días en la Ciudad de Nueva York sobre el nuevo paradigma de desarrollo económico de la Iniciativa de la Franja y la Ruta, de china, en la cual participaron representantes de china y de Rusia con ingenieros y científicos para dialogar con el pueblo estadounidense sobre la cooperación para el nuevo paradigma.