Diplomático chileno: la cumbre sobre la iniciativa china de Una Franja, Una Ruta, le ‘apuesta al futuro”

20 de abril de 2017

19 de abril de 2017 — Los dirigentes del mundo que planean asistir a la Cumbre de Pekín del 14 y 15 de mayo sobre la Iniciativa Una Ruta, Una Franja, le “apuestan al futuro”, escribió el ex embajador de Chile ante China, Fernando Reyes Matta, en un artículo de opinión publicado hoy en el periódico financiero chileno El Financiero.

Bajo el título de “La Ruta de la Seda y América Latina: mirando al futuro”, Reyes destaca que la Presidente Michelle Bachelet asistirá no solo a la cumbre sino que también va a tener una visita de Estado oficial al Presidente Xi Jinping, a la cual la invitó cuando éste visitó Chile en noviembre pasado.

Aunque cada uno de los dirigentes que asistirán tienen sus propias presiones y tareas que enfrentar en casa, explicó el ex embajador, “algo dice que asistir es apostarle al futuro”. La cumbre “es una gran oportunidad estratégica” para Chile, subraya, y luego se pregunta: “¿Debemos pensar desde América Latina en vincularnos al proyecto de La Franja y la Ruta? Específicamente, ¿se pueden vincular los intereses de Chile al desarrollo [de La Franja y la Ruta], si tiene el mismo efecto sobre el mundo que tuvo el Plan Marshall en Europa?”.

Cuando menciona la Ruta de la Seda con relación a América Latina, Reyes recuerda que lo que salta a la mente es la famosa “Nao de Manila”, los galeones construidos en Manila que viajaban de China hasta el puerto de Acapulco en la costa del Pacífico en México entre 1565 y 1815, “como una contribución al comercio internacional entre Asia y Europa. Pero hoy, tenemos que mirar esto con ojos diferentes”. La distancia ya no es un obstáculo. Las áreas de contacto pueden incluir, entre otras cosas, “la posible interacción productiva entre partes distantes del planeta”, mencionando en este contexto un cable de fibra óptica submarino entre Chile y China, y “la creación de nuevos servicios” entre La Franja y La Ruta, y los países de América Latina.