Ministro de Relaciones Exteriores chino dio un adelanto sobre la Cumbre de mayo sobre La Ruta de la Seda; redefinirá la economía global

20 de abril de 2017

20 de abril de 2017 — Como preparación para la cumbre sobre la Iniciativa de Una Franja, Una Ruta, que se llevará a cabo el 14 y el 15 de mayo, el ministro de Relaciones Exteriores de China, Wang Yi, explicó el martes 18 el programa y los temas que se van a tocar, y dio a conocer la impresionante representación global que asistirá a Pekín.

Wang dijo que los jefes de Estado de 28 naciones han confirmado su participación en el evento, entre ellos los Presidentes de Argentina, Bielorusia, Chile, la República Checa, Indonesia, Kazajstán, Kenya, Laos, Las Filipinas, Rusia, Suiza, Turquía, Uzbekistán, y Vietnam; así como los Primeros Ministros de Cambodia, Etiopía, Fiji, Grecia, Hungría, Italia, Malasia, Mongolia, Pakistán, Polonia, Serbia, España, Sri Lanka, y la Consejero de Estado de Myanmar. Wang mencionó que Londres, París y Berlín tienen planeado enviar representantes de alto nivel en vez de sus jefes de Estado, pues en esos días allí habrán elecciones. En total, asistirán a la cumbre más de 1,200 delegados, según informes oficiales, de 110 naciones, y más de 60 organizaciones internacionales. Uno pensaría que todavía hay tiempo para que el Presidente Trump se registre.

El ministro Wang dijo que China está trabajando en más o menos 20 planes de acción con países que están localizados por donde pasa la Franja y la Ruta, sobre infraestructura, electricidad y recursos, capacidad de producción, comercio e inversiones. China espera firmar acuerdos de cooperación con alrededor de 20 países en el foro, señaló. China además va a procurar construir una plataforma internacional de cooperación en ciencia, tecnología y protección al ambiente, y reforzar el intercambio y el entrenamiento de talentos.

En el primer día del la Cumbre, dijo Wang, habrá una ceremonia de apertura, a la que asistirá el Presidente Xi, y que incluirá un discurso del viceprimer ministro Zhang Gaoli. A esto le seguirán “reuniones de alto nivel”, y además seis paneles paralelos. Asimismo, el Presidente Xi será el anfitrión de una mesa redonda de trabajo el segundo día, con la participación de los jefes de Estado, el Secretario General de las Naciones Unidas, el presidente del Banco Mundial, y la directora del Fondo Monetario Internacional (FMI) Christine LaGarde. La meta es emitir un documento que defina los objetivos y los principios para una mejor cooperación.

Haciendo a un lado cualquier duda sobre las relaciones entre China y Rusia a consecuencia de los intentos geopolíticos británicos recientes para sabotear, el ministro Wang dijo que “en cuanto a Rusia y China, nosotros, los dirigentes de nuestros países, han acordado conjugar la Unión Económica Euroasiática y La Franja y La Ruta”. Wang dijo que China “saluda con fervor” la decisión del Presidente de Rusia Vladimir Putin” en su participación, lo cual “atestigua el alto nivel de relaciones entre nuestros países”.

Alemania y Francia expresaron su deseo de asistir al Foro de la Franja y la Ruta, pero sus dirigentes no pueden asistir debido a las elecciones en esos Estados; sin embargo, dijo que Londres, París y Berlín contemplan el envío de representantes de alto nivel, explicó Wang. Insistió asimismo que no se debe politizar la ausencia de los dirigentes occidentales.

“Se trata de una iniciativa económica y se trata de la cooperación económica, así que no queremos que se politice”, indicó.

No obstante, la agencia británica Reuters si que intenta politizar en extremo la ausencia de los dirigentes occidentales, utilizando el manual de la “revolución de color”. Según Reuters, “fuentes diplomáticas dijeron que la presencia de Putin y de otros dirigentes de países con un historial dudoso en derechos humanos, como el de Filipinas y de los Estados de Asia Central, ha contribuido a fomentar la reticencia de los dirigentes occidentales a asistir”.