Economías de China y EU: Por qué debe Trump ir a Pekín el 14 y el 15 de mayo

21 de abril de 2017

20 de abril de 2017 — El acelerado crecimiento económico de China sigue impulsando la economía mundial, contribuyendo de nuevo un tercio de la expansión global de la economía, mientras que la economía de Estados Unidos continúa rezagada.

Un análisis del “inesperado” crecimiento del PIB en el primer trimestre en China, de 6.9%, que hace PricewaterhouseCoopers (PWC) a Bloomberg para la Oficina Nacional de Investigación Económica de EU (NBER, en sus siglas en inglés), coinciden en lo que impulsa principalmente la acelerada expansión de la economía china: Son las extraordinarias inversiones en nuevos proyectos de infraestructura, tanto a nivel nacional como en otras naciones; en otras palabras, la Iniciativa de Una Franja, Una Ruta, o la “Nueva Ruta de la Seda”

Pero más allá del crecimiento acelerado del PIB:

La producción fabril de China creció en un 7.6% en el primer trimestre con relación a la del 2016;

El ingreso familiar disponible de los chinos se elevó en un 7.5%;

El gasto al menudeo creció en un 10.4%;

Las importaciones desde los países asiáticos aumentaron en 22.7%, impulsando la expansión de la cadena de suministros manufacturados por toda Asia;

Las importaciones desde Estados Unidos crecieron en un 11%;

La producción de acero de China en el mes de marzo alcanzó 72.5 millones de toneladas métricas, la cantidad que EUA produce en un año.

La iniciativa de Una Franja, Una Ruta, que se proyecta como algo similar a 20 Planes Marshall, está verdaderamente demostrando que es un enorme plan de inversión y de comercio de beneficio mutuo, “todos ganan”, de las 60 o más naciones que participan en ella. Los grandes proyectos de infraestructura que involucra están creciendo en valor más o menos en un 50% al año, según un estudio de febrero de la PCW. Y un nuevo estudio de la NBER estima hoy, basándose en factores de la economía física como la iluminación en la noche vista desde el espacio, que la economía China está creciendo realmente más rápido que lo que su gobierno informa.

El Foro de Una Franja, Una Ruta para la Cooperación Internacional, que se realizará en Pekín el 14 y 15 de mayo, tiene el propósito de ser una vía hacia la productividad, el empleo productivo y el avance tecnológico y científico para todas las naciones del mundo. Alrededor de 28 jefes de Estado han anunciado que asistirán; incluso naciones que han tenido tensiones de seguridad o estratégicas con China, como India, están enviando delegaciones de alto nivel y están planeando corredores de desarrollo con la ayuda de la inversión China.

Pero la economía de Estados Unidos continúa estancada y se enfrenta a una potencial nueva crisis general este año. La producción industrial de EU cayó por debajo de la cifra de marzo y se encuentra hoy en 3.5% más bajo que en noviembre del 2014, y de hecho solo aproximadamente más alto que el 3% de julio del 2000. Luego de esto, el 18 de abril la Reserva Federal estimó una tasa de crecimiento anual de solo 0.5% en el primer trimestre, más baja que la tasa de crecimiento de 2016, que fue de 1.8%. La productividad laboral no ha aumentado en seis años. El crédito bancario dejó de crecer; los préstamos para el comercio y la industria están en crecimiento cero. Y la deuda corporativa ha crecido tan rápido en los últimos diez años, mientras que las ganancias siguen igual o en descenso, que un informe de hoy del Fondo Monetario Internacional (FMI) dijo que el 20% de todas las compañías no financieras van a caer en incumplimiento si las tasas de interés suben substancialmente.

Solo hay un posibilidad para revivir el progreso de la economía en Estados Unidos: el Presidente Trump debe asistir al Foro de Una Franja, Una Ruta, y hacer de esta un aliado por la paz y el progreso económico.