Somalia, azotada por la sequía, está al borde de la hambruna, con millones en riesgo

22 de abril de 2017

21 de abril de 2017 — Según el último informe del grupo internacional de ayuda, Save the Children (Salven a los niños), Somalia está al borde de una hambruna masiva. La última encuesta del grupo señala que “se están elevando drásticamente las tasas de desnutrición que ponen en peligro la vida. Estamos al borde de una catástrofe masiva en Somalia con la muerte de tres cuartas partes del ganado del país, un rápido aumento de la desnutrición severa en los niños y el agotamiento de las reservas de agua en docenas de comunidades” dijo Hassan Saadi Noon, director en el país de Save the Children, y agregó que “teme que se vean cantidades significativas de muertes infantiles” según informa Associated Press.

Noor también destaca que más de la mitad de la población de Somalia, unos 6.2 millones de personas, necesitan ayuda inmediata para sobrevivir, como resultado de la sequía que azota al país, en tanto que otras 8.3 millones que viven en países como Kenia y Etiopia, entre ellos los abandonados en campos de refugiados, necesitan ayuda urgente, según un informe en Press TV de Irán.

El Guardian de Londres, en su informe sobre la situación de vida o muerte que entrenta Somalia, describió que en los pueblos en los alrededores de Baidoa, al noroeste de la capital Mogadiscio y “por toda la zona más afectada del sur y centro de Somalia, se está acumulando el número de víctimas. Hay algunas muertes por falta de alimentos pero lo que está matando principalmente son las enfermedades. No hay más que estar una hora con los que llegan en grandes cantidades a la población a 180 millas al noroeste de Mogadiscio, para encontrar a padres que han enterrado cuatro hijos en ese mismo número de días, abuelos abandonados a su suerte en los pueblos y madres que dan pecho a sus hijos y que caminan cargando gemelos hasta 70 millas bajo un Sol abrasador como su último recurso en busca de ayuda”. Las autoridades de ayuda “también admiten que la cifra oficial de la ONU de unas 550 muertes producto del cólera y enfermedades similares en Somalia desde principios de año es un cálculo groseramente bajo. La cifra real podría ser unas 10 veces mayor o más” informa el Guardian.