Lo principal

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

Frente a las amenazas de guerra de Londres, las pláticas entre Trump y Xi Jinping toman gran importancia

25 de abril de 2017
De @RealDonaldTrump el 7 de abril de 2017, en Mar-a-Lago, Florida: ""@FLOTUS [la Primera Dama de Estados Unidos] y yo tenemos el honor de dar la bienvenida a Estados Unidos al Presidente de la República Popular China, Xi Jinping, y Señora Peng Liyuan".

25 de abril de 2017 — El diálogo entre el Presidente Donald Trump y el Presidente de China, Xi Jinping —que continuó este domingo 23 con una conversación sobre la paz en la península coreana— está tomando una importancia mundial prominente, lo cual entienden las personalidades chinas más influyentes pero que en la región transatlántica tienden a obscurecerse por las exigencias británicas de confrontaciones de guerra.

El Presidente Xi ha propuesto, y Trump estuvo de acuerdo, en que los dos tengan conversaciones periódicas y una visita pronto de Trump a China para sostener una segunda reunión cumbre. Esta es la colaboración fundamental para el primer Presidente de Estados Unidos en un siglo, que hable sobre el retorno del “Sistema Americano de economía” de Alexander Hamilton y de Lincoln, el cual desafió al imperio británico e hizo de Estados Unidos la principal nación industrial del mundo.

La “Iniciativa de la Franja y la Ruta” de China está impulsando el crecimiento económico del mundo y beneficia verdaderamente a las otras 60 naciones que participan, colocando infraestructura moderna en sus economías y creando empleos productivos. Eso es lo que Trump quiere hacer.

Trump está reviviendo el espíritu del programa “Apollo” de John F. Kennedy, con videos presidenciales sobre el espacio y la llamada que hizo ayer a la Estación Espacial, ante la mirada de miles de estudiantes estadounidenses que lo observaron, y propone acelerar el regreso a la Luna y a Marte. El programa espacial de China está tomando la delantera en la exploración de la Luna, como s el caso del lado oculto de la Luna, que nunca se ha intentado antes, viendo hacia Marte.

Tanto Trump como Xi quieren una solución pacífica en Corea. Los dirigentes de Londres y los medios británicos, luego de lanzar el asalto macartista contra la relación cooperadora con Rusia, ahora tratan con insistencia de hacer estallar la crisis con Corea del Norte para convertirla en una guerra mundial. La declaración que hizo ayer el secretario de Defensa británico, Michael Fallon, de que “la primera ministra May está lista a emplear armas nucleares en un primera taque”, como lo señaló con precisión un encabezado noticioso en Londres, es todo lo desquiciada que se podría esperar, sobre todo cuando se trata de una crisis manufacturada sobre armas nucleares. Y eso cuando el Procurador General británico declaró recientemente que una guerra de agresión no es ilegal para Gran Bretaña.

Se tiene que parar el plan británico para ensuciar y darle un golpe de Estado a la Presidencia de Trump. Si la cooperación entre Estados Unidos y China y Estados Unidos y Rusia tiene bases sólidas, no hay ningún problema en el mundo que no se pueda resolver.

Como dice el último video de EIR de un minuto:

“El Presidente Donald Trump con frecuencia ha hablado de su propósito de gastar un billón de dólares en infraestructura para Estados Unidos para fomentar la productividad y expandir la economía. Tiene una magnifica oportunidad para discutir el mes próximo esa visión con otros dirigentes del mundo, entre ellos los de Asia que están gastando tres veces lo que invierte Estados Unidos en infraestructura, con relación al PIB.

“El 14 y 15 de mayo, se llevará a cabo una gran cumbre en Pekín, para planificar la Iniciativa de la Franja y la Ruta. Se trata de una proyecto de cooperación internacional, iniciado por China, con la participación de más de 60 países; la construcción de lo que serán unos 20 billones de dólares en infraestructura; y que afectará a más de cuatro mil millones de personas.

“La cumbre de mayo contará con la participación de 110 naciones, 28 representadas por sus jefes de Estado. Es una gran oportunidad de infraestructura.

“Presidente Trump, no se pierda esta oportunidad. ¡Asista a la cumbre de Pekín!”