China y Rusia urgen solución diplomática a la crisis en Corea del Norte

1 de may de 2017

1 de mayo de 2017 — Durante las discusiones en el Consejo de Seguridad de la ONU sobre la crisis coreana, el pasado 28 de abril, en donde casi todos atacaron a Corea del Norte por violar las resoluciones de la ONU, también se escucharon muchas advertencias sobre el peligro de que la crisis escalara hasta convertirse en guerra, proveniente de los gobiernos de China, Rusia y otros más.

El ministro de Relaciones Exteriores de China, Wang Yi, advirtió que “si fracasamos en nuestros intentos por poner la situación de la península bajo un control eficaz y en caso de acontecimientos inesperados, es sumamente probable que la situación empeore drásticamente y entre en una espiral fuera de control... Tenemos que seguir comprometidos a seguir el camino del diálogo y la negociación. El uso de la fuerza no resuelve las diferencias y solo conducirá a mayores desastres”, señaló Wang.

El representante ruso, el viceministro de Relaciones Exteriores, Gennady Gatilov, afirmó que “Corea del Norte ha estado actuando inapropiadamente” al violar las resoluciones de la ONU. “Al mismo tiempo”, agregó, “el uso de la fuerza militar es absolutamente inaceptable, ya que está plagada de consecuencias desastrosas para la península coreana y todo el noreste de Asia”. De no encontrarse una solución diplomática, esto podría llevar “a las consecuencias más terribles”. Gatilov dijo que “la retórica belicista acompañada de una demostración irracional de músculo hace que todo el mundo se pregunte si va a haber una guerra. No es ningún secreto que en medio de tensiones cualquier paso irreflexivo puede dar como resultado consecuencias terribles”.

El Secretario General de la ONU, Antonio Guterres, también advirtió sobre el peligro de guerra: “Estoy alarmado por el riesgo de una escalada militar en la región, incluso por error de cálculo o malos entendidos”.

Después de la sesión del Consejo de Seguridad de la ONU, el viceministro de Relaciones Exteriores de Corea del Norte, Kim In-ryong, le dijo a la agencia noticiosa AP que la idea de usar sanciones y amenazas para hacer que la República Democrática Popular de Corea entregue su armamento nuclear, es un “sueño imposible”. La República Democrática Popular de Corea (RDPC) dijo, nunca negociaría su armamento nuclear como parte de “regateos políticos y acuerdos económicos”. Repitió después la política manifiesta de la RDPC, de que una vez que Estados Unidos abandone sus actividades hostiles, “toda solución va a ser posible”.