George Soros quiere todavía un cambio de régimen en Siria

3 de may de 2017

3 de mayo de 2017 — Human Rights Watch (HRW), la organización de George Soros, hizo público un informe ayer que alega descabelladamente que el gobierno de Siria ha escalado su uso de armas químicas en contra de civiles, con base en alegatos no confirmados de la oposición, si no es que inventados totalmente.

“El uso reciente de agentes neurotóxicos por parte del gobierno es una escalada mortífera y parte de un patrón claro” dice Kenneth Roth, director ejecutivo de HRW. “En los últimos seis meses, el gobierno sirio ha empleado aviones de combate, helicópteros y fuerzas terrestres para arrojar gas sarín y clorín en Damasco, Hama, Idlib y Aleppo; lo cual constituye un uso diseminado y sistemático de armas químicas” dice Ole Solvang, subdirector de Emergencias de Human Rights Watch. Eso, dice Solvang, podría equipararse a crímenes en contra de la humanidad.

Una búsqueda rápida en Internet de los documentos que subieron a la página electrónica de HRW (utilizando las palabras claves), queda claro que las fuentes que ellos entrevistaron provienen en gran medida de la provincia de Idlib, que está dominada por los grupos terroristas yihadistas. En este informe no se mencionan las denuncias de que dichos grupos han usado armas químicas, ni siquiera el Estado Islámico (EIIS) que ya ha sido investigado y confirmado por el organismo internacional contra las armas químicas, la OPCW.

El informe sostiene que la evidencia que examinaron (a control remoto porque el HRW admite que los investigadores no pudieron realizar su investigación en el sitio) en relación al incidente del 4 de abril en Khan Sheikhoun, demuestra que las municiones utilizadas fueron dispersadores HAB-250 de la era soviética, diseñados para liberar gas sarín. Esta acusación fue refutada inmediatamente por el vocero del Ministerio de la Defensa de Rusia, mayor general Konashenkov.

“Las municiones soviéticas del tipo del HAB-250 nunca se abastecieron fuera de la URSS y las Fuerzas Armadas Soviéticas las reciclaron todas sin excepción por allá en la década de 1960” dijo el general Konashenkov en una declaración. “Es más, las bombas HAB-250 nunca estuvieron diseñadas estructuralmente (para llenarlas con agentes de guerra química) y nunca se llenaron con eso”, dijo.

Air Jordan 1 Retro High OG 'Rust Pink' 861428-101 For Sale