En reuniones de alto nivel entre EU y México se dan pasos para la guerra contra las drogas en las Américas

22 de may de 2017

19 de mayo de 2017 — El mismo día que el Presidente de Colombia, “sir” Juan Manuel Santos, vino a Washington, DC, esperando vender su “proceso de paz” con el cartel de la cocaína de las FARC, como algo distinto a lo que es en realidad —la legalización de la producción, el tráfico y el consumo de las drogas—, el Secretario de Estado de EU, Rex Tillerson, y el Secretario de Seguridad Nacional de EU, John Kelly, recibían a sus homólogos mexicanos, Luis Videgaray Caso, Secretario de Relaciones Exteriores y Miguel Ángel Osorio Chong, Secretario de Gobernación, para hablar de cómo fortalecer la colaboración entre los dos países para destruir a los carteles de las drogas que tanto Santos como sus mecenas británicos están tratando de legalizar.

En una conferencia de prensa conjunta al final de una discusión “franca y sincera”, cada uno de los cuatro funcionarios dejaron muy en claro que las relaciones de trabajo entre los dos países en contra de la producción, el tráfico, el consumo y la violencia de las drogas, se han fortalecido. Tillerson agradeció a la delegación mexicana por estas “conversaciones muy, muy útiles y fructíferas”. Osorio Chong dijo que la reunión fue “una reunión que nos da un buen camino hacia el combate contra el crimen organizado relacionado con el tráfico de drogas”, lo cual “es muy importante para los dos países” y para el continente, ya que el crimen organizado relacionado al narcotráfico es “uno de los principales riesgos para la salud, la seguridad y, por supuesto, para el desarrollo de los pueblos de México y de Estados Unidos”.

Se puso de relieve la necesidad de compartir la información de inteligencia, y en las estrategias conjuntas contra la producción, la distribución de una frontera a otra, el tráfico de armas, y el flujo de dinero. Sin embargo, la cuestión esencial del control que ejerce el sistema financiero de Wall Street y de la City de Londres sobre todo el aparato de Narcotráfico S.A., sigue siendo el elemento faltante en las estrategias contra el narcotráfico.

Es de notar que las declaraciones de Tillerson y Kelly, fueron categóricas en relación a que el gobierno de Trump está comprometido a reducir el consumo de las drogas dentro de Estados Unidos. Estamos viendo el fin del flagelo de la legalización de las drogas que llevó a cabo el régimen de Obama.

“Estados Unidos tiene que afrontar la realidad de que somos el mercado. Si no fuera por la aparente demanda sin fin que hacen los adictos y el reclutamiento exitoso de nuevos adictos jóvenes y vulnerables, no habría mercado alguno”, afirmó Tillerson. “Nosotros como estadounidenses, padres y amigos de quienes se volvieron adictos o que pueden ser un blanco, debemos también asumir nuevos modos de actuar. Nosotros estadounidenses debemos asumir este problema. Es nuestro”.

Tillerson dijo que hablaron de “cómo mejoraremos la implementación compartida de reforzamiento a las agencias del orden público en ambos lados de la frontera” que es una paso esencial para ponerle fin a la cada vez mas extensa adicción y a la violencia relacionada con esta. “Demasiadas familias en Estados Unidos se han visto devastadas por las drogas ilegales y tenemos que detener esta epidemia en su trayectoria. Ningún padre debería tener que padecer la pesadilla de un hijo que sucumbe ante la drogadicción. Al enfrentar agresivamente a los carteles que operan en Estados Unidos y en México, luchamos para detener a los mercaderes de la muerte que ya han ayudado a causar un sufrimiento indescriptible a tantos en ambos lados de la frontera”.

Kelly anunció que el gobierno va a desarrollar “un programa general para reducir la demanda de drogas en Estados Unidos que involucrará a todo el mundo”: deportistas, Hollywood, deportistas profesionales, gobernadores, alcaldes, familiares, sacerdotes. Los estadounidenses tienen que comprender “que juguetear con las drogas en un fin de semana para divertirse, a la larga resulta en la pérdida de vidas en México..., en Colombia, o en Centroamérica”, de militares, policías, periodistas y gente de los medios de comunicación, fiscales y jueces.

Se aprobó la propuesta de México para llevar a cabo una conferencia sobre el desarrollo de Centroamérica. Kelly anunció que Estados Unidos va a copatrocinar una Conferencia sobre Seguridad y Prosperidad en Centro América, en Miami, en el verano próximo.