Donald Moore sale del pantano para apoyar a Mueller, todavía peleando el caso LaRouche

23 de may de 2017

23 de mayo de 2017 — Como una aparición arrojada por las furias para volcar el retrato oficial de Washington que tiene Robert S. Mueller como el simple boy scout, limpio e íntegro, que los va a salvar de Donald Trump, apareció el ex Sherif adjunto y criminal convicto Donald Moore (conocido en su medio ambiente como el Deputy Dawg, algo así como “el ayudante del perro”) para hablarnos de cómo Mueller le ayudó en los crímenes en contra de Lyndon LaRouche. (Mueller acaba de ser designado como fiscal especial para investigar la fantasmagórica “relación de Trump con Rusia”).

Moore, quien tenía una insignia fraudulenta de alguacil federal para aayudar a los fiscales en el caso de Boston contra LaRouche, dice en carta al Washington Post que el entonces procurador federal en funciones en Boston, Mueller, intercedió a su favor para salvar el financiamiento a su misión en contra de LaRouche. Exactamente quién estaba financiado la estadía de Moore en Boston, a la vez que fungía como Sherif adjunto del condado de Loudoun, nunca ha quedado completamente claro. Moore dice en su carta, en un estilo típico del “ayudante del perro”, de forma hostil: “yo creo que quienes profesan que están a favor de una investigación abierta y justa están a punto de que les bombardeen sus pistas de aterrizaje . Yo espero que concluya la investigación antes de las elecciones del 2018, y después a su debido tiempo, vamos a poder rematar a los heridos en las primarias”.

Después de que LaRouche fue condenado, Moore le reveló a un informante confidente del FBI, Douglas Poppa, que se había inmiscuido en innumerables trabajos sucios en el transcurso de incriminar a LaRouche y otros robos considerables. También reveló que el plan de los fiscales incluía matar a LaRouche en el enfrentamiento en la redada con 400 hombres llevada a cabo en Leesburg por agentes locales y federales el 6 y 7 de octubre de 1986.

Las conversaciones de Moore con Poppa se cubren extensamente en el libro comisionado por LaRouche, Travesty, a true crime story. Moore y Galen Kelly fueron pescados en las grabaciones del FBI sobre Poppa, planeando el secuestro del partidario de LaRouche, Lewis Dupont Smith y en realidad se inmiscuyeron en un plan de secuestro pagado y en un complot para “desprogramar” que involucraba a otro grupo, el Círculo de Amigos. En ese caso, Moore se declaró culpable de encubrimiento de un delito grave y cumplió una sentencia sustantiva en prisión federal.

Estos son los maleantes y pandilleros que ahora engalanan las páginas del Washington Post.