Presidente de Irán deja la puerta abierta a una política estadounidense más sensata, y le recuerda a los norteamericanos el 11-S

23 de may de 2017

23 de mayo de 2017 — El recién reelecto Presidente de Irán, Hassan Rouhani, respondió calmadamente a la cumbre Trump-Saudita, la cual calificó de “una reunión teatral sin ningún valor político o práctico” y se negó a considerar esto como la última palabra del gobierno de Trump; lo que si hizo fue recordarle a los estadounidenses el papel de lo saudíes en el 11-S. La respuesta de Rouhani se produjo en conferencia de prensa el lunes 22, después de ganar su reelección con un firme 57% de la votación. Varios cables lo citan:

“Los estadounidenses no conocen nuestra región. Ese es el problema. Quienes asesoran a los estadounidenses son desafortunadamente gobernantes que desvían a Estados Unidos con consejos errados o que compran influencias en Estados Unidos con su dinero...”

“Cuando atacaron Afganistán, cometieron un error. Cuando atacaron Iraq, cometieron un error. Cuando nos impusieron sanciones, cometieron un error”, dijo. “Si conocen ustedes un caso en que Estados Unidos haya actuado correctamente, díganmelo”.

La única medida sensata de Washington, dijo Rouhani, fue el acuerdo nuclear firmado con Irán en 2015, cuando Estados Unidos “habló con respeto” y se logró un “resultado donde todos ganan. Si Estados Unidos escoge otro camino, va a fracasar de nuevo”.

“Estamos esperando a que se asiente este gobierno... Yo espero que se pueda asentar para que podamos hacer un mejor juicio sobre Washington”.

Tocando de pasada a Arabia Saudita, Rohuani dijo que “no se puede resolver el terrorismo solo con darle el dinero de su pueblo a una superpotencia”.

“Los que han combatido el terrorismo son los pueblos iraní y sirio. Irán ha estado a su lado y va a seguir haciéndolo...”.

“El pueblo estadounidense no ha olvidado la sangre derramada el 11 de septiembre. No van a permitir que esto se canjee por miles de millones de dólares”.

El alarde vulgar saudí de su dinero en la “cumbre” y que Trump cayera en esa trampa, se ha convertido en un chiste en la región, informó Hussain Askary de la EIR. El Ministro de Relaciones Exteriores de Irán, Zarif tuiteó el domingo: “Irán -recién salida de sus elecciones- atacado por @POTUS [Presidente de Estados Unidos] en ese bastión de la democracia y moderación. ¿Política exterior o simplemente ordeñando al RAS [Reino de Arabia Saudita] unos $408 mil millones?”.

Al igual que Rouhani, Zarif planteó el tema peliagudo del 11-S. En un artículo de opinión que salió el lunes en Al-Araby Al-Jadeed (El Nuevo Árabe, que publica una compañía qatarí en Londres, Zarif escribió que Irán sigue preparado para hacer las paces con Arabia Saudita, “condicionada a que el gobierno saudí le ponga fin a la guerra inútil y los ataques devastadores en contra de la población yemení, y cese de reprimir a la mayoría que quiere la democracia en los países vecinos. Si el presidente de Estados Unidos está comprometido con sus propios promesas electorales, y se considera a sí mismo amigo del gobierno de Riad, entonces debería tratar de comprometer a los saudíes por los métodos que fueran necesarios para parar a los terroristas Takfiri y evitar que sus ciudadanos sigan echando combustible a la región y repitan ataques como los ataques del 11-S en países occidentales”.