Trump podría resolver la crisis de Corea del Norte con un enfoque como el de “Átomos por la paz”

26 de may de 2017

25 de mayo de 2017 — En un artículo publicado el 23 de mayo en la revista Foreign Affairs titulado “Atoms for Pyongyang” (Átomos para Pyongyang), sus autores, Richard Rhodes y Michael Shellenberg, argumentan que se debe utilizar el programa de “Átomos por la Paz” de 1953 del extinto Presidente estadounidense Dwight D. Eisenhower, como un enfoque sensato para resolver la crisis de Corea del Norte.

Al contrario de la línea dura que fue utilizada por los gobiernos de Bush y de Obama, lo que se necesita es un “compromiso constructivo”, aseveran los autores, y destacan que Kim Jong-un, el líder actual de Corea del Norte, tal y como su padre y su abuelo antes que ellos, solo quiere dos cosas: que les aseguren que más nunca los van a invadir, y tener electricidad para el desarrollo económico. La capacidad hidroeléctrica de Corea del Norte fue destruida durante los primeros años de la guerra de Corea por los bombardeos estratégicos de Estados Unidos.

Rhodes y Shellenberger recuerdan el acuerdo de 1994 que fue fraguado por el gobierno de Bill Clinton, en base al cual Corea del Norte prometía no producir más plutonio a cambio de las plantas de energía nuclear. Corea del Sur, de hecho con la ayuda de Estados Unidos, comenzó a construir una planta nuclear en Corea del Norte, pero fue abandonada luego de los ataque del 11 de Septiembre, cuando entró en vigor el plan de Bush y Cheney. No es solo a los neoconservadores que hay que responsabilizar, argumentan los autores del artículo, fustigando a los demócratas liberales que han restringido el acceso a las naciones pobres a la energía nuclear.

Amenazar a Corea del Norte con acciones militares —como hiciera Trump inicialmente— solo reafirma la convicción que tiene Pyongyang de que necesita una fuerza disuasiva nuclear, alertan Rhodes y Shellenberger. Pero, prometer que no los van a atacar, y ayudarlos a que tengan acceso a la energía nuclear a cambio de limitar su arsenal nuclear y el desarrollo de misiles, “les da una razón para dejar de amenazar a sus vecinos y crea un poderoso incentivo económico para que dejen de exportar misiles y otros tipo de contrabando militar”.

“Dado que Trump es nuevo en esto, tiene la oportunidad de romper con ambos extremos y llevar a cabo finalmente el concepto de “Átomos por la paz”, que el Presidente Eisenhower presentó ante las Naciones Unidas en 1953, recomendaron los autores. “Al buscar un acuerdo de Átomos por la Paz con Corea del Norte, Trump puede construir sobre los éxitos de la humanidad al reducir la amenaza de un conflicto nuclear”.