Ingobernabilidad en Brasil para mantener a Suramérica fuera de la Franja y la Ruta

26 de may de 2017

26 de mayo de 2017 — Los medios de comunicación en todo el mundo presentaron los enfrentamientos que ocurrieron en Brasilia el 24 de mayo, luego de que el gobierno de Temer que esta desintegrándose ordenara al ejército que protegiera a los ministros de varios de cientos de miles de manifestantes que exigían la salida del Presidente Michel Temer (gritando “!Elecciones directas ya!”) y detener de inmediato las “reformas” de los banqueros que buscan acabar con el seguro social y la salud publica. Cuando los usuales infiltrados enmascarados desataron el vandalismo, las fuerzas de seguridad respondieron con gases lacrimógenos y balas de goma.

Hay dos hechos esenciales de los que no informa la prensa internacional: la convulsión social y la ingobernabilidad en el país mas grande, de mayor población y científicamente mas avanzado de Iberoamérica, es el resultado de la “revolución de color” que está en marcha, y que fue desatada con el enjuiciamiento político de la Presidente Dilma Roussef en el 2016, con el objetivo estratégico de forzar a Brasil, y por ende a toda la región, a salir del grupo del BRICS y que abandone el nuevo paradigma global que se está formando en torno a la Iniciativa de la Franja y la Ruta, de China.

* Cuando llegó a Brasilia el Ministro de Obras Públicas de Bolivia, el pasado 18 de mayo como estaba programado con antelación, para firmar el prometido Memorándum de Entendimiento (ME) sobre los estudios de factibilidad para la construcción de un corredor ferroviario transcontinental que conecte el Atlántico y el Pacífico a través de Brasil, Bolivia y Perú, el representante de brasil se negó a firmar. Lo que dijeron es que “no todos los ministros” habían firmado el ME todavía; el Ministerio de Hacienda, encabezado por un banquero de Wall Street, se opone ferozmente a este proyecto tan decisivo.

* El escuadrón de cacería de brujas de la operación “Lava Jato” (Autolavado) inició su enésima operación anticorrupción el 25 de mayo, llamada muy tiernamente “encarrilados”. El objetivo ahora es Valec, la compañía federal de ingeniería y construcción y operación ferroviaria, y el “Ferrocarril Norte-Sur” que se ha construido parcialmente, y conecta las redes ferroviarias del noroeste y del centro del país. Los ingenieros chinos consideran al Ferrocarril Norte Sur como un componente importante de su propuesta para la ruta norte del corredor bioceánico hacia Perú.

* A principios de mayo, Brasil redujo su participación en el Banco Asiático de Inversiones en Infraestructura (BAII), de las 32,000 acciones que tenía, a solo una participación nominal de ¡50 acciones!

Mientras tanto, los aliados de Temer (el presidente del Senado, por ejemplo), le están solicitando que renuncie y que deje que el Congreso elija otro presidente, y los inversionistas extranjeros amenazan con salirse del país a menos que se instale un gobierno “creíble” que imponga las “reformas” que le exigen al gobierno. La operación Lava Jato de los financieros ha desacreditado a toda la clase política del país, y ahora exigen que lo que venga tiene que ser algo “nuevo”. Peter Hakim, el presidente emérito del grupo de presión a favor de la legalización de las drogas, el Diálogo Interamericano (el principal grupo de presión angloamericano para Iberoamérica en Washington) le dijo a la BBC Brasil el 20 de mayo que “todos” en Estados Unidos piensan que la única solución es que alguien del aparato judicial —que son los que están ejecutando la operación Lava Jato— sea nombrado como Presidente.