Trump no capituló ante el fascismo verde en la cumbre del G7

29 de may de 2017

29 de mayo de 2017 – “Seis contra uno”, fue como resumió el primer ministro italiano Paolo Gentiloni, —anfitrión de la cumbre del Grupo de los 7 que se llevó a cabo en Taormina, Italia— las discusiones sobre el cambio climático en la reunión del G7, durante la conferencia de prensa que dio al final de la misma. Es tradición que cada uno de los líderes del G7 ofrezca una rueda de prensa al final, pero en esta ocasión tanto el Presidente Donald Trump como la Canciller alemana Angela Merkel cancelaron las suyas. Trump decidió ir a dar un discurso a las tropas estadounidenses acantonadas en la base aérea de Sigonella, mientras que Merkel decidió darle un informe solo a los periodistas alemanes.

“No hemos descubierto los acontecimientos políticos internacionales de los últimos meses, empezando con la elección de Trump, ni tampoco en Taormina”, dijo Gentiloni con toda franqueza. “Estados Unidos es nuestro principal aliado; lo fue, y lo sigue siendo, y tenemos que enfrentar la decisión del pueblo estadounidense. No escondemos esta diferencia con Estados Unidos; al contrario, salió a la luz muy claramente en nuestras discusiones. Sin embargo, la discusión siempre es útil”.

Estados Unidos, dijo Gentiloni, no se movió “ni un milímetro” de las políticas climáticas que se decidieron en París. En particular, se trata del Fondo Climático. Sin éste, las decisiones de París no se pueden poner en práctica, explicó Gentiloni.

Le preguntaron a Gentiloni sobre sus actividades antes de la reunión del G7, las reuniones que tuvo con Vladimir Putin y con Xi Jinping. Gentiloni dijo que habría querido transmitir sus puntos de vista al G7.

Algunos periodistas le preguntaron de manera polémica que si pondría el mismo empeño que puso en organizar la reunión de Taormina, para garantizar que el sur de Italia consiga la infraestructura moderna (ferrocarriles de alta velocidad). Les dijo que él apoya la extensión del ferrocarril de alta velocidad al sur de Italia, pero no se comprometió en nada. Por otra parte, Gentiloni se refirió también a los asuntos del desarrollo de África, y mencionó el problema del Lago Chad y dijo que varios líderes de África participaron en la sesión del sábado, pero no mencionó ninguna solución.