Dialogo franco y abierto entre Emmanuel Macron y Vladimir Putin

31 de may de 2017

30 de mayo de 2017 — El Presidente de Rusia, Vladimir Putin, llegó el lunes 29 a París, invitado por el recién electo Presidente Emmanuel Macron, para sostener un encuentro personal que se convirtió en una discusión que se extendió por más de dos horas, en donde ambos presidentes repasaron todos los temas esenciales del momento. La reunión fue organizada en el contexto de los actos conmemorativos del 300 aniversario de la visita del Zar Pedro el Grande a Francia en 1717. La conmemoración fue organizada en el Gran Trianon del Palacio de Versalles, estuvo marcada por una exhibición rica en documentos históricos y material de archivo de la visita de 1717, que se prolongó por varias semanas.

La reunión personal entre Putin y Macron empezó a la 2 de la tarde y se prolongó hasta el almuerzo. Después realizaron una conferencia de prensa conjunta con un breve período de preguntas y respuestas. Los dos Presidentes procedieron luego a visitar la exhibición, en el Gran Trianon de Versalles.

Hasta el momento el avance más tangible parece ser la decisión de crear un grupo de estudio para analizar una mayor cooperación entre los dos países en el combate al terrorismo, y en particular en contra del Daesh (Estado Islámico) en Siria. Mactron le dijo a Putin que quería ir más lejos de la actual contribución de Francia a esa lucha, en el contexto de la coalición internacional que combate al EI en el Medio Oriente, para reforzar la colaboración de Francia con Rusia.

El lugar de la reunión, en el Palacio de Versalles, símbolo de la grandeza francesa para las élites, transmite el mensaje de que la relación franco-rusa es de importancia mayor para el país anfitrión. Al margen de los puntos críticos del mundo que dominaron la discusión, Macron dijo que quiere reforzar la cooperación bilateral en las áreas de la cultura, la ciencia y la industria.

Esto es un gran contraste con el ex Presidente Francois Hollande, quien de hecho desinvitó a Putin en octubre de 2016, quien estaba invitado a asistir a la inauguración de un nuevo centro religioso ortodoxo centro cultural en París, construido por Rusia, y que se suponía que ambos jefes de Estado inaugurarían. Por el contrario, Macron decidió invitar a Putin a una ceremonia muy especial cargada de significados históricos, y convirtió a Putin en el primer jefe de Estado que visita Francia desde la toma de posesión de Macron.

Cabe señalar que durante su campaña, Macron declaró que su política exterior sería “Gaullista-Mitterrandista”, utilizando un término acuñado por un grupo de ex ministros de Relaciones Exteriores y diplomáticos de alto nivel que publicaron un folleto durante las elecciones planteando la necesidad de que Francia adoptase una política exterior independiente y no sujeta a la de las grandes potencias. Esta por verse si esta es la perspectiva adoptada por el nuevo gobierno de Francia, que aparentemente la asumido para Siria; falta que la asuma también para Ucrania.