La histeria sobre Jared Kushner son más “noticias fraudulentas” dice Trump

1 de junio de 2017

31 de mayo de 2017 — En la víspera del regreso del Presidente Trump a Estados Unidos, luego de un viaje de nueve días al extranjero (del que incluso el periódico británico The Guardian tuvo que admitir que fue “relativamente exitoso”) los medios noticiosos dominantes como el Washington Post, han intentado inventarle al gobierno una nueva “crisis”, relacionada al supuesto rol de Jared Kushner, yerno del Presidente Trump, en arreglar un canal de comunicación con los rusos antes de que Trump asumiera la Presidencia.

Entre los titulares que dicen que Kushner está de “perfil bajo”, “perdiendo influencia”, o que su “vida de encanto está a punto de parar en seco”, Trump se movió rápidamente para sofocar este reciente ataque en contra del gobierno.

“En mi opinión muchas de las filtraciones que salen de la Casa Blanca son mentiras fabricadas creadas por la #FakeNews media”, para meterlas en los medios noticiosos, tuiteó el 28 de mayo, a 15 minutos de que regresara al país. “Siempre que veas las palabras, ‘las fuentes dicen’, en la prensa fraudulenta, y no dan nombre alguno, es muy posible que esas fuentes no existan sino que fueron creadas por autores de noticias falsas. ¡#FakeNews es el enemigo!”.

Previamente, en una conferencia de prensa, el 27 de mayo en Italia, el general H.R. McMaster, Asesor de Seguridad Nacional, le respondió a la tendenciosa historia del Washington Post acerca de Kushner, diciendo calmadamente a los falseadores de noticias que “a mí eso no me preocupa”. John Kelly, Secretario de Seguridad Nacional de Estados Unidos, le dijo a la NBC que “no veo que haya ningún gran problema ahí con relación a Jared”, luego le dijo a la cadena ABC que “los canales indirectos [de comunicación] son normales, en mi opinión, y son aceptables. Cualquier forma en que puedas comunicarte con la gente, particularmente con organizaciones que en particular tal vez no son muy amigables con nosotros, es algo bueno”.

Por supuesto, nada de esto hizo desistir al perro rabioso, Adam Schiff, representante demócrata por California, quien es miembro de la Comisión de Inteligencia de la Cámara de Representantes del Congreso, de darle a conocer a la ABC el domingo, que el Congreso tiene que “llegar al fondo” en el caso Kushner, porque si los alegatos son ciertos, “no hay forma” de que se le permita mantener su autorización de seguridad.