“El canal extraoficial de Kissinger a Moscú”

6 de junio de 2017

6 de junio de 2017 — “Importantes medios de difusión estadounidenses insinúan que los asesores del Presidente Trump son traidores por haber sostenido pláticas secretas con los rusos, pero ignoran la historia de Henry Kissinger que hacía lo mismo para Richard Nixon” escribió el historiador investigador Gareth Porter en un artículo para Consortium News el 3 de junio.

Porter cita detalles de los canales extraoficiales de Kissinger con Moscú en 1968 que ayudaron a sentar las bases para la detente posterior con Rusia, y utiliza material que dio a conocer el historiador del Colegio de Guerra Richard A. Mosss en el estudio “acreditado” tan extenso como un libro sobre ese canal extraoficial. De lo mismo que han sido “acusados” Michael Flynn y Jared Kushner, Kissinger inició contactos mediante canales extraoficiales con los rusos después de que Nixon lo escogió como su Asesor de Seguridad Nacional, pero incluso antes de que Nixon o él hubieran prestado juramento. En el caso de Kissinger, primero empezó su contacto por canales extraoficiales no con el embajador soviético en Estados Unidos, Anatoly Dobrynin, sino con Boris Sedov, un hombre que él sabía era agente de la KGB con quien se había reunido cuando Sedov visitó Harvard. Después, una vez en el cargo, Nixon y Kissinger crearon una línea telefónica de seguridad en la Casa Blanca con el embajador Dobrynin.

Todo esto se hizo al margen de las agencias de inteligencia de EU, el equipo del Consejo de Seguridad Nacional y del Pentágono, quienes no fueron informados de estas discusiones extraoficiales.

“Las razones que tenía el equipo de transición de Trump para querer un canal privado de comunicación con los rusos que no fuera visible para la burocracia de seguridad nacional de EU, fueron las mismas que tuvieron Nixon y Kissinger” destaca Porter. Específicamente, informa Moss en una columna de opinión sobre el asunto Kushner, Dobrynin en sus memorias cita a Kissinger quien le decía que sus intercambios tenían que ser confidenciales porque “el lado soviético... sabe cómo mantener la confidencialidad; pero en nuestro Departamento de Estado, desafortunadamente, hay filtraciones ocasionales de la información a la prensa”.

Moss, hablando a nombre personal y no por el Colegio de Guerra Naval, le dijo a Porter en entrevista que “las relaciones con Rusia serían algo positivo“ y que “si Kushner y Kislyak estaban hablando sobre cómo derrotar al EIIS, será algo perfectamente legítimo dijo Moss”.

Porter está furioso: “Las insinuaciones de Brennan y otros de que los asesores de Trump pudieron haber cruzado de alguna manera la línea divisoria hacia la traición, es en sí misma cruzar una línea peligrosa hacia el macarthismo”, señala acertadamente. “Y los medios noticiosos oficiales de Estados Unidos están participando entusiastamente en esta campaña para impugnar la lealtad de los asesores de Trump”.