Noruega se convierte en un blanco con el nuevo radar en el Ártico que apunta a Rusia

16 de junio de 2017

16 de junio 2017 — La nueva estación de radar que se está construyendo en la isla de Vardo en el Ártico de Noruega ha causado consternación entre los 2,100 residentes del pueblo de pescadores cercano y entre los rusos. Muchos lugareños están preocupados de que la estación de radar va a convertir toda la zona en un blanco de los misiles rusos. Vardo está justo frente a la costa de la península de Noruega que sobresale en el Mar de Barents y está como a 150 kilómetros noroeste de las bases de la Flota Norte de Rusia que están agrupadas en Polyarny en la península de Kola. Entre las embarcaciones que se encuentran ahí está el submarino con misiles balísticos clase Borei Yuri Dolgorukiy. Asimismo, las pruebas de vuelo de los misiles balísticos lanzados por submarinos rusos se lanzan desde el Mar de Barents.

La estación de radar, que está en vías de ser equipada con lo último en radares avanzados, llamado Globus II, está ahí para vigilar a los rusos, a pesar de que las autoridades noruegas alegan que es para rastrear basura espacial en órbita. Los rusos han dejado en claro que ellos creen que es parte del sistema de defensa antimisiles de la OTAN y de Estados Unidos y que van a tratar el asunto en consecuencia.

“Noruega tiene que entender que al convertirse en un destacamento de la OTAN, va a tener que enfrentar a Rusia y al poderío militar ruso” le dijo el embajador Teimuraz Ramishvili a la estación estatal noruega, NRK. “Por lo tanto, ya no va a haber paz en el Ártico”, agregó.

El profesor del MIT Thedore Postol dijo que los rusos tienen buenas razones para estar preocupados.

“Si hay un vecino que está caminando arriba y abajo de la cerca cargando una escopeta, te puede decir que no está cargada, pero esto plantea todo tipo de cuestiones sobre sus intenciones” le dijo al New York Times. “Crea la apariencia de que Estados Unidos está haciendo todo lo posible para obtener inteligencia sobre los nuevos misiles rusos y figurarse todas las medidas posibles para contrarrestarlos”, explicó.

En entrevista con Sputnik News a principios de mayo, Postol fue incluso más crudo sobre el peligro potencial tras la estación de radar.

“Yo creo que el despliegue del nuevo radar en Noruega es producto de un error en la lógica estadounidense” afirmó Postol. “No es más que cuestión de tiempo para que la escalada militar actual se convierta, de una forma u otra, en una confrontación grave entre Rusia y China y Estados Unidos y la OTAN”.