Se intensifica el intento de golpe de Estado en contra de Trump

20 de junio de 2017

19 de junio de 2017 — Un día después de que los dirigentes republicanos del Senado presionaron para que se aprobase un ataque en contra de la política del Presidente Trump sobre Rusia, se informa que el gran Inquisidor de la comunidad de inteligencia en contra de Trump, Robert Mueller del FBI, está contratando una docena de más fiscales para investigar todo, excepto lo que era originalmente la “interferencia rusa”

The Hill informa sobre las especulaciones de que los abogados del Presidente pudieran desafiar la fraudulenta acusación de “obstrucción de la justicia” que está investigando Mueller, poniendo en el centro de la discusión el hecho de la relación profesional extremadamente estrecha y de vieja data de Mueller con el director despedido del FBI, James Comey. Pero de paso, The Hill comenta que “Mueller ha levantado un equipo de la fiscalía especial, contratando a una docena de fiscales del más alto nivel. Los contratados por Mueller tienen experiencia en casos complicados, como el Watergate, Enron y la mafia. Esto ha desatado especulaciones de que la investigación del fiscal especial se pudiera extender hasta abarcar todo el imperio empresarial de Trump”.

Entre estas nuevas contrataciones de la inquisición están “James Quarles III, quien fue fiscal especial adjunto durante la investigación del Watergate y es un experto en finanzas de campañas; Andrew Weissmann, su antiguo abogado general en el FBI y un experto en fraude del Departamento de Justicia quien encabezó el equipo de peritos en el caso Enron; Michael Dreeben de la oficina del Procurador General del Departamento de Justicia, quien es un experimentado litigante en la Corte suprema; la fiscal del Departamento de Justicia Lisa Page, quien tiene vasta experiencia en contra del crimen organizado y casos de lavado de dinero sucio y Aaron Zebley, antiguo procurador especial de Mueller en el FBI a quien se le conoce por ser su mano derecha”.

Mueller pretende obviamente encabezar expediciones de caza de cada uno de los aspectos de la actividad de Presidente Trump y de todos sus colegas y asesores pasados, presentes y futuros. La supuesta “interferencia rusa en las elecciones” ya se ha investigado múltiples sin encontrar nada; pero para los conspiradores en este intento de golpe, todo es un blanco de investigación hasta que den en el clavo, para goce de los medios de comunicación.