Luego de que Alemania abandonó la energía nuclear, ¿sigue ahora abandono del carbón y gas?

20 de junio de 2017

20 de junio de 2017 — La convención anual del Partido Verde de Alemania en Berlín, el pasado 17 de junio, aprobó una resolución en donde piden abandonar todas las instalaciones de combustible fósiles para el 2030 y la clausura de las “20 plantas de carbón más sucias” en el término del próximo cuatrienio de gobierno lo cual es “un imperativo absoluto”. Esta sería la condición primera para que el Partido Verde forme parte de cualquier coalición de gobierno, después de las elecciones nacionales de septiembre.

Quieren que se aumente enormemente el fomento y el subsidio a la sustitución de carbón por energía solar, eólica y biomasa. Sobre el gas natural, los Verdes ya están en contubernio con la Comisión de la Unión Europea (UE) —y ahora también con el Senado estadounidense— en oposición al gas natural de Rusia y todos los proyectos de gasoductos relacionados.

El aspecto antirruso también se volvió bastante visible durante la convención del partido, cuando el líder del partido, Anton Hofreiter pronunció un discurso incendiario a favor de los derechos de los homosexuales, lesbianas, gente con múltiples gustos sexuales, atacando a Putin y Rusia por supuestamente llevar a cabo pogromos en contra de estas minorías. Hofreiter atacó a Sahra Wagenknecht, dirigente del Partido Linke, quien denunció en fuertes términos la campaña de ataques en contra de Rusia y le dio su beneplácito a la apertura verbal de Trump hacia Moscú: Hofreiter dijo que le estaba escribiendo “cartas de amor al homofobo de Putin”.

Aún más, los Verdes le declararon la guerra a Trump, a quien la principal candidata para las elecciones nacionales del partido Verde, Katrin Goring-Eckardt, acusó de “declararle la guerra a la Tierra”. Katrin se autoproclama la reencarnación de la “Madre Tierra” o Gaia.