Diálogo Estados Unidos-China analizó las relaciones en ascenso por 40 años

22 de junio de 2017

22 de junio de 2017 — El Secretario de Estado, Rex Tillerson, y el Secretario de Defensa, Jim Mattis, hablaron con los medios informativos luego de la primera sesión del “Diálogo Diplomático y de Seguridad” con sus homólogos chinos. Este es el marco del diálogo que se ha mantenido entre los dos países desde hace tiempo, pero bajo el gobierno de Trump se elevó al nivel de miembros del gabinete, con el objetivo de lograr metas concretas. La rueda de prensa se convocó al final de la tarde al final de la sesión formal, pero luego del intercambio con la prensa los funcionarios sostuvieron una cena. En la rueda de prensa solo estuvieron los funcionarios estadounidenses.

Tillerson mostró un tono optimista, y dijo que tanto él como Mattis habían “tenido el gusto” de ser los anfitriones del diálogo, y que el Presidente Trump está a la espera de su visita de Estado a China más adelante este mismo año.

“Como hemos dicho antes”, dijo Tillerson, “las relaciones entre Estados Unidos y China han tenido una transformación profunda durante los últimos 40 años. Este diálogo proporciona la oportunidad de considerar cómo nos vamos a comprometer y cómo vamos a convivir el uno con el otro durante los próximos 40 años. Para avanzar estas relaciones, tenemos que trabajar para ampliar las áreas de cooperación, como lo hicimos hoy en los temas en los que tenemos intereses de seguridad compartidos”.

Tillerson, y más adelante Mattis, indicó que todavía están trabajando juntos en la cuestión de Corea del Norte, y que ambos coinciden en la meta general de lograr una península sin armas nucleares. Dijo que le habían exhortado a China a que ejerza una mayor presión económica y diplomática al régimen norcoreano y esperaban que lo harían.

De manera destacada, el Secretario de Estado dijo que “estuvimos de acuerdo en que China ayude a Iraq, de muchas maneras, para lograr más estabilidad y desarrollo”, para cuando derrote al Estado Islámico (EIIS). Y señaló que habían tenido un “franco intercambio de opiniones” sobre el Mar de China Meridional. Aunque tienen opiniones diferentes sobre la situación, Tillerson dijo que China está comprometida a resolver las disputas por la vía diplomática y de acuerdo al derecho internacional.

Mattis dijo que el diálogo había sido “una oportunidad única para que nuestras naciones se empeñen en pláticas a nivel filosófico sobre cómo tratamos estos asuntos, y sobre el futuro mutuamente provechoso que podemos crear”. Mattis señaló que el Departamento de Defensa planificaría más intercambios de oficiales militares con China y desarrollarán mecanismos para que haya una comunicación más abierta y eficiente entre las dos fuerzas armadas. Asimismo indicó que tratarían sus diferencias donde las haya, pues “aunque la competencia entre nuestras naciones es obligado que ocurra, el conflicto no es inevitable”.

Ninguno de los funcionarios, cabe señalar, planteó ninguna opción militar con relación a Corea del Norte, y Tillerson señaló que “China entiende que esto es la principal inquietud de seguridad de Estados Unidos”. La posibilidad asomó la cabeza cuando le preguntaron a Mattis sobre el tuit del Presidente Trump el martes pasado, donde dijo que “Aunque aprecio enormemente los esfuerzos del Presidente Xi & China para ayudar con Corea del Norte, no ha funcionado. Cuando menos yo sé que China trató!” Mattis dijo que con eso, el Presidente simplemente “expresaba el enfado y frustración del pueblo estadounidense” ante el régimen de la República Democrática Popular de Corea.

El Consejero de Estado de China, Yang Jiechi, se quedó en Washington desde el jueves 22 para sostener reuniones en el Capitolio y se reunirá en la Casa Blanca con el Asesor de Seguridad Nacional, McMasters y con el asesor presidencial Jared Kushner.

Los días en que Barack Obama sostenía que “Nosotros hacemos las reglas. China tiene que aprender a jugar con las reglas”, se han ido, y por lo pronto han cambiado hacia el respeto muto y la esperanza de una cooperación en lo futuro.