Lo principal

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

A derrotar el golpe del “Rusiagate” contra Trump

27 de junio de 2017
El Presidente Donald J. Trump, 21 de junoi de 2017 (foto de la Casa Blanca)

27 de junio de 2017 — A juzgar por los informes provenientes del Partido Demócrata, se está perdiendo el “encanto” del juego británico de eliminar Presidentes en Estados Unidos que promueven el Sistema Americano de economía en vez del orden mundial imperial. El juego del “Rusiagate” contra el Presidente Trump (que no es más que macarthysmo para burros) no tiene el apoyo de las bases demócratas de la clase trabajadora. Pero es además una amenaza fatal para Estados Unidos, y hasta una amenaza de Guerra mundial.

China, con la plena cooperación de Rusia, ha puesto la Iniciativa de la Franja y la Ruta a todo vapor para la construcción de grandes proyectos de infraestructura y con ello ha iniciado efectivamente un nuevo orden económico mundial de crecimiento y desarrollo en donde “todos ganan”. La incorporación de Estados Unidos a la Franja y la Ruta lo haría imparable, y entonces sí, de verdad, “Estados Unidos volvería a ser grande de nuevo”.

El Presidente ha sido objeto de un intento de tumbarlo e incluso de un posible asesinato, debido a que favorece precisamente este tipo de colaboración y lo ha dicho repetidamente.

Para poner fin a este peligroso intento de golpe de Estado, se deben enfocar los esfuerzos en dos reuniones que van a ocurrir en los próximos 10 días a partir de hoy, y que ayudarán a decidir a favor de ese nuevo orden de cooperación económica, científica y de exploración espacial.

Todos los informes indican que el Presidente Trump espera tener una reunión bilateral oficial con el Presidente Putin el 7 de julio durante la reunión del G20 en Hamburgo, Alemania; no un mero “encuentro casual” al margen de la reunión, sino una verdadera cumbre, y también sostener una reunión similar con el Presidente de China, Xi Jinping, ahí mismo. La prensa británica como los diarios Independent y Telegraph de Londres, se muestra muy consternada ante esos informes (que comenzó a difundir inicialmente la agencia Associated Press), por el temor de que Trump y Putin puedan tomar decisiones sobre cooperación, como hicieron Trump y Xi en Mar-a-Lago.

El mismo día 7 de julio, el Instituto Schiller y la Comisión del Fondo de Energía China realizarán una importante conferencia titulada “Alimentos para la paz”, en la Ciudad de Nueva York, con la idea de hacer realidad la participación de Estados Unidos en la Iniciativa de la Franja y la Ruta. El foco de la conferencia será en la producción de alimentos, y va a constituir un impulso importante para hacer que Estados Unidos se incorpore a la iniciativa, para revivir su propia economía, su tecnología y su agricultura. En ella participarán expertos agrícolas de ambos países.

La importancia decisiva de esos eventos es que el Presidente Trump no puede derrotar él solo la campaña instigada por los británicos para tumbarlo. Le toca a la población estadounidense, rechazar y derrotar el “Rusiagate”, detener el intento de golpe, y respaldar al Presidente en su propósito de colaborar con Rusia y con China para la paz y el desarrollo económico de Estados Unidos y del mundo entero.

La fundadora del Instituto Schiller, Helga Zepp-LaRouche y el director fundador de EIR, Lyndon LaRouche, fueron los originadores hace 30 años del concepto del “Puente Terrestre Euroasiático” que ahora, a través de la Iniciativa de la Franja y la Ruta de China, se convierte en el Puente Terrestre Mundial. Esto implica construir la nueva infraestructura para Estados Unidos; pero para hacerlo, es esencial la implementación de las “Cuatro Leyes para salvar la nación”, de Lyndon LaRouche. Ello abarca la reinstitución de la Ley Glass-Steagall, una nueva institución de crédito nacional hamiltoniana, y volver a poner el acento en la exploración espacial y la frontera de la energía de fusión.

Ese es el Sistema Americano de economía, y la vía para alcanzar las metas comunes de la humanidad.