Trump y Putin coinciden en que tienen las mismas metas con enfoques diferentes.

8 de julio de 2017

8 de julio de 2017 — Los dos informes a la prensa sobre la cumbre entre Putin y Trump, que dieron por separado el ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergey Lavrov, y el secretario de Estado de Estados Unidos, Rex Tillerson, respectivamente, coincidieron totalmente en esto: Los dos presidentes discrepan en muchas cosas, pero coinciden en que es más importante avanzar en las soluciones para el futuro que resolver los desacuerdos del pasado. Tillerson dijo que “los dos líderes, yo diría, se conectaron muy rápidamente. Hubo una química positiva muy clara entre los dos. Lo positivo que yo observé, y yo he tenido muchas, muchas reuniones con el Presidente Putin antes, es que no hubo mucho de eso de volver a litigar como en el pasado. Yo creo que ambos líderes sienten que hay mucho en el pasado de lo cual ambos estamos descontentos. La perspectiva de ambos es que esta es una relación muy importante, las dos potencias nucleares más grandes del mundo... Simplemente, tenemos que encontrar la forma de avanzar”.

Tillerson ilustró la fortaleza de su compromiso a construir una relación productiva, señalando que la reunión se prolongó mucho más allá de los 35 minutos programados; él mismo empezó a insinuarle al Presidente que ya era hora, luego llegaron otras personas a ver que sucedía, y en un momento dado, “enviaron a la primera dama para avisar... pero no funcionó. Nos quedamos una hora más luego de que llego ella, así que no funcionó”.

Sobre Siria, Tillerson dijo que los avances militares contra el Estado Islámico (EIIS) han llegado a un punto en que se pueden hacer arreglos concretos para reducir la escalada. Ambas partes coincidieron en un cese al fuego en torno a una zona en el suroeste de Siria cerca de la frontera jordana. Estados Unidos, Rusia y Jordania acordaron mantener ese cese al fuego. Acordaron ampliar esas zonas de distensión y en un período de transición hacia un gobierno sirio bajo el control democrático del pueblo de Siria. En respuesta a una pregunta, Tillerson dijo que Estados Unidos no cree que Assad o que la familia Assad puede seguir más en el poder en Siria debido a que la comunidad internacional no aceptaría a Siria como Estado legítimo si ese fuese el caso. Putin mantiene su punto de vista de que Assad es el Presidente legítimo de Siria, y que unas elecciones transparentes del pueblo sirio deben seguir decidiendo sobre su liderato.

Sobre Ucrania, Rusia solicitó que se abriera un canal especial para resolver las diferencias sobre esta cuestión. En respuesta, Trump ha nombrado al embajador Kurt Volker para que funja como Representante Especial de Estados Unidos para las Negociaciones sobre Ucrania. Su nombramiento lo anunció el Departamento de Estado el mismo viernes 7. El domingo 9, él y Tillerson viajarán a Kiev, Ucrania, y va a colaborar con Rusia, Alemania y Francia, los otros miembros de los Cuatro de Normandía, que han tomado la responsabilidad de resolver la situación.

Sobre la ciber-seguridad, ambas partes coincidieron en establecer un grupo de trabajo para colaborar en esta cuestión. Lavrov señaló que este problema tiene que ver con la pornografía y la pedofilia. Tillerson se refirió a la perturbación de la actividad económica. Cuando le preguntaron sobre el mentado hackeo ruso en las elecciones, Tillerson dijo que hubo una larga discusión sobre esto y que Trump insistió mucho en la cuestión, pero Putin negó firmemente cualquier participación de Rusia en el asunto. Cuando se le preguntó si Putin pidió evidencias, dijo que sí, pero “le voy a dejar ese tema a la comunidad de inteligencia para que lo arreglen”. Dijo que coincidió con la decisión de Trump de reconocer esto como un área de desacuerdo y seguir adelante. El traductor de los comentarios de Lavrov dijo que Trump dijo que, ante la falta de evidencias, el aceptaría la palabra de Putin. Ambas partes acordaron establecer un firme compromiso mutuo para evitar dicha actividad en el futuro.

Sobre Corea del Norte, Putin apoya el enfoque de la “congelación doble” que ha planteado Xi Jingping, pero Trump cree necesario seguir con las sanciones. Ni Tillerson ni Lavrov mencionaron la posibilidad de tomar medidas militares ni de que la embajadora de EU ante la ONU, Nikki Haley, las fomentara.

Ambos cancilleres destacaron que se discutieron muchos temas, pero muy pocos se resolvieron, aunque ambos presidentes se comprometieron firme y entusiastamente a la resolución de los temas en desacuerdo. Tillerson dijo que “en general, nuestros objetivos son los mismos. Ahora bien, cómo llegamos a ellos, esa es otra cuestón”.

La transcripción completa, en inglés, de la rueda de prensa de Tillerson está en la página de la Casa Blanca, en el siguiente enlace: https://www.whitehouse.gov/the-press-office/2017/07/07/press-briefing-presidents-meetings-g20-july-7-2017