Focos de resistencia del EIIS en Mosul; terrible crisis humanitaria

11 de julio de 2017

11 de julio de 2017 — Aunque la mayor parte de la ciudad de Mosul en Iraq ha sido liberada del Estado Islámico (EI o EIIS), un acontecimiento que elogió el primer ministro iraquí Haider al-Abadi cuando visitó la zona el fin de semana para felicitar a las tropas iraquíes, todavía no han cantado victoria.

Los militantes del EIIS “todavía siguen luchando hasta la muerte” en un pequeño enclave, según un observador, y están utilizando como escudos humanos hasta unos 15,000 civiles, entre ellos miembros de sus propias familias. El brigadier general Haider Fadhil de las Fuerzas Especiales de Iraq le dijo a la agencia Associated Press que aunque se limpie el último foco de resistencia, todavía habrá mucho trabajo por delante para acabar con células no activas, desactivar las minas plantadas y empezar la enorme tarea de volver la ciudad habitable de nuevo.

Desde octubre pasado, cuando empezó la batalla por Mosul, han sido desplazadas casi un millón de personas y la crisis humanitaria que enfrentan es terrible, según las Naciones Unidas. Micahel Boyce de la ONG británica Oxfam, advirtió que hay mucha gente atrapada en la antigua ciudad, sin agua, sin alimentos ni servicios médicos. Lisa Grande, la coordinadora de ayuda humanitaria de la ONU en Mosul, le dijo a la agencia UPI que “muchas de las personas que han huido de la ciudad lo perdieron todo. Necesitan albergue, alimentos, servicios de salud, agua, servicios sanitarios y equipos de emergencia. Los niveles de trauma que estamos viendo son unos de los más elevados que en cualquier otro lado. Es inimaginable por lo que la población ha pasado. Es un gran alivio saber que la campaña militar por Mosul está llegando a su fin. El combate puede estar llegando a su fin, pero la crisis humanitaria no termina”.

Destruyeron miles de edificios y la infraestructura de la ciudad, que antes de que el EIIS se apoderara de ella, era un próspero centro de comercio de 2.5 millones de personas. Solo en la mitad occidental de la ciudad, destruyeron más de la mitad de los edificios. Los cálculos iniciales son que se van a necesitar más de mil millones de dólares para reparar la infraestructura y reconstruir la ciudad.