Las firmas Fusion GPS y Orbis, de Chrstopher Steele, están relacionados desde 2010 ¿Son ambos agentes de la inteligencia británica y el FBI?

13 de julio de 2017

13 de julio de 2017 — La presentación judicial de documentos legales que hizo el espía británico Christopher Steele y su compañía, Orbis Intelligence Ltd.,en el Tribunal Supremo de Justicia de Gran Bretaña, pone bastante en claro los orígenes de la operación británica para difamar a Donald Trump y sacarlo del cargo por poner en peligro la campaña británica de irse a la guerra en contra de Rusia y China. La presentación de documentos se hizo el 18 de mayo del 2017, en una demanda por difamación que presentó en Gran Bretaña en contra de Steele y Orbis, Aleksej Gubarev y sus compañías, que fueron acusadas falsamente de actividades delictivas en el ahora infame expediente de Steele sobre el Presidente Trump.

Según la presentación de pruebas, Fusion GPS, una compañía estadounidense fundada en el 2009, y Orbis, una compañía británica fundada el mismo año, tenían un acuerdo de confidencialidad que regía una relación de negocios continua que venía desde el 2010. Hasta ahora los informes de prensa han señalado que Fusion GPS, contratada por círculos asociados con Jeb Bush para que le sacaran trapitos sucios a Trump, se puso en contacto con Steele y sus compañías en junio del 2016 cuando los donantes de Hillary Clinton se hicieron cargo de la operación que llevaba a cabo Fusión GPS. En caso de que alguien dudara qué tan profundas son las ligas de la inteligencia británica en este asunto, aquí está esta perla: Steele dirigió la oficina sobre Rusia del MI6 hasta el 2009. Sir Andrew Wood, un “asociado” en la compañía de Steele, fue el embajador británico ante Moscú entre 1995 y el 2000, asesor sobre “Rusia” de Tony Blair y miembro asociado del Programa sobre Rusia y Eurasia en el Instituto Real de Asuntos Internacionales (Chatham House). Christopher Burrows, socio de Steele en Orbis, se registra personalmente como un funcionario del servicio exterior británico de larga data y alto nivel, aunque comentarios noticiosos también lo clasifican como agente de la inteligencia británica.

Christopher Steele ha reconocido también una amplia relación con el FBI, en particular con la Fuerza de Choque contra el Crimen Organizado, en la Ciudad de Nueva York, relación que la prensa data desde el 2010 a la fecha, el mismo período en que se inició la relación con Fusion GPS. Steele reconoce haber tenido un papel importante en la investigación de la FIFA que realizó el FBI durante varios años, en donde se alega que Rusia se adjudicó la sede de la Copa Mundial 2018 mediante sobornos, y sostiene que la FIFA tiene estrechas relaciones con el crimen organizado de Rusia. Siguió trabajando con la Fuerza de Choque contra el Crimen Organizado en Eurasia del FBI en asuntos rusos y ucranianos desde el 2013 al 2016, según informes de prensa. Andrew McCabe, el director en funciones del FBI en el banquillo de los acusados por violaciones éticas a la Ley Hatch y otras violaciones concernientes al patrocinio de Clinton de la campaña electoral de su esposa en contra del senador de Virginia Richard Black, encabezó el grupo operativo euroasiático al inicio de su carrera y desde entonces mantiene contacto. Muchos creen que McCabe era el contacto y la persona encargada de Steele.

Aunque son escasos los registros públicos de las actividades de Fusion GPS, se puede colegir más por el hecho de que el director de Fusion GPS, Glenn Simpson se presenta como un alto miembro del neoconservador Centro de Estrategia y Evaluación Internacional (IASC por siglas en inglés) especializado en “corrupción y delitos internacionales”, una preocupación actual del FBI internacionalizado por Robert Mueller. IASC tuvo un papel clave en el intento de derrocamiento de Cristina Fernández de Kirchner y su gobierno en Argentina por medio del especulador Paul Singer, quien financió los esfuerzos de la IASC, El Presidente de IASC es Thor Ronay, anteriormente vicepresidente del Centro por la Seguridad Política de Frank Gaffney. El enemigo de LaRouche, Kenneth deGraffenreid es el profesor emérito de inteligencia política.

La Orden Ejecutiva 12333, de la cual Kenneth deGraffenreid fue autor parcial durante el gobierno de Reagan, permite que las agencias de inteligencia de Estados Unidos, entre ellas el FBI, deleguen operaciones a “entidades privadas” como Fusion GPS y Orbis, y luego negar la relación que resulta de esto. El senador Chuck Grassley de Iowa ha explorado continuamente la relación entre Steele, Fusion GPS y el FBI, pero lo han estado bloqueando a cada paso. Si ambas entidades privadas estaban operando bajo la OE 12333 o bajo contratos con el FBI, se vuelve aún más urgente que la ciudadanía se movilice para parar este intento de golpe; esta peligrosa probabilidad acabaría con cualquier pretensión de que los Estados Unidos es un gobierno de leyes.