Sube de tono el caso de sobornos con los submarinos israelíes; ¿Qué con Alemania?

14 de julio de 2017

14 de julio de 2017 — El caso del pago de sobornos de la empresa alemana ThyssenKrupp a funcionarios israelíes, que podría incluir hasta al primer ministro Netanyahu, en la compra de tres submarinos, sigue subiendo de tono después del interrogatorio a siete funcionarios involucrados en el caso. Se dice que los submarinos tienen la capacidad de transportar misiles crucero con puntas nucleares, y se considera que le darían a Israel la capacidad de un “segundo golpe” en un ataque en contra de Irán. A principios de esta semana, fueron detenidos siete sospechosos para ser interrogados y puestos bajo arresto domiciliario, entre ellos David Shimron, quien es el abogado y confidente de Netanyahu.

El ministro de Finanzas de Israel, Yari Lapid, dirigente del Partido Yesh Atid, un socio de la coalición de gobierno de Netanyahu, acusó a Netanyahu de aprobar la venta de los mismos submarinos a Egipto por parte de la compañía alemana, sin siquiera haberle informado al entonces Ministro de la Defensa Moshe Ya’alon.

Ynetnews cubre las declaraciones de Lapid al noticiero del Canal 2 News: “Si alguien recibió dinero en esto, ya no se le considera corrupción; es traición, porque pone en peligro la seguridad de Israel”. Lapid lo calificó de “indudablemente el caso de corrupción más grande en la historia de Israel”.

“Nosotros sabemos que fondos del establecimiento de defensa, que le pertenece a nuestros soldados, nuestros hijos, salieron de las fronteras del Estado de Israel, llegaron hasta una cuenta bancaria en Alemania y regresaron después al Estado de Israel. Después se fueron a los bolsillos del abogado del Primer Ministro de Israel, quien es también su mejor amigo y el hombre que lo representa en la política; y todo esto sucedió sin el conocimiento del Ministro de la Defensa, el establecimiento de defensa y el Tesoro”.

En su calidad de dirigente del segundo partido más grande en la coalición de gobierno, Lapid puede en cualquier momento retirarle su apoyo al gobierno y echarlo abajo, si así lo desea.

Si Netanyahu aprobó la venta a Egipto, estaría violando una cláusula que usualmente se incluye en todos los documentos que se hacen con compañías extranjeras, en el sentido de prohibir la venta del mismo tipo de armas a otros países en el Medio Oriente.

Dado que se necesitan dos para sobornar, debería considerarse a la compañía alemana ThyssenKrupp Marine Systems como uno de los sospechosos de cometer un delito, a pesar de que alega que ellos no hicieron nada ilegal.

La pregunta más importante es: ¿Cuál es el papel del gobierno alemán en todo este caso? Según Der Spiegel del 30 de junio, al igual que sucede con todas las exportaciones de armas, el Bundessicherheitsrat alemán, el consejo de seguridad de Alemania, aprobó la venta de submarinos. Der Spiegel alega que Netanyahu, a través de su embajador en Berlín, intervino repetidamente con la Cancillería alemana, el Ministerio de la Defensa y el Ministerio de Relaciones Exteriores para hacer que se aprobara el acuerdo. Berlín, que dudaba aprobar o no el acuerdo, exigió que se incluyera una cláusula en el acuerdo que le diera al gobierno alemán el derecho a dar por terminado el acuerdo si se confirmaban acusaciones de corrupción.

Otra cuestión obvia es si las autoridades alemanas iniciaron su propia investigación, dado que se está acusando a una compañía alemana de dar sobornos, lo cual es ilegal según el derecho alemán.