Mnuchin presenta acusaciones fraudulentas contra Tillerson y la Exxon Mobil

24 de julio de 2017

24 de julio de 2017 — El Secretario del Tesoro de EU, el especulador de Wall Street, Steve Mnuchin, le impuso una multa de $ 2 millones de dólares el jueves 20 a la ExxonMobil, alegando que los acuerdos firmados en el 2014 con el conglomerado energético ruso Rosneft, violaron las sanciones impuestas por el gobierno de Obama en contra de Igor Sechin, el Director General de Rosneft.

El caso en sí no es nada nuevo. Pero resulta que el Secretario de Estado Rex Tillerson, era el Director General de la ExxonMobil, en ese momento y se ha recusado de cualquier intervención en el caso.

Exxon ha respondido a las acusaciones del Tesoro con una demanda judicial en la que señala al Secretario Mnuchin como el principal demandado. Exxon argumenta que no son pertinente las sanciones porque, se refieren a Sechin como individuo objeto de las sanciones, y que, como establece la demanda del Tesoro, el propósito de dichas sanciones es “identificar individuos y afectar sus activos en vez de las compañías que ellos manejan”. Sin embargo, el Tesoro da una explicación toda retorcida, que incluye referencias a la política sobre sanciones que tienen que ver con Burma, no relacionadas en absoluto a la situación actual, para apoyar su ataque personal directo en contra de Tillerson.

Sin nombrar al entonces Director General en su demanda, el Tesoro afirma que “ExxonMobile demostró un desprecio temerario frente a las exigencias de las sanciones de EU” y “los ejecutivos de más alto nivel de ExxonMobil sabían lo que estaba sucediendo con Sechin” y “ExxonMobil le ocasionó un daño significativo a los objetivos del programa de sanciones relacionados con Ucrania”. Con el propósito aparente de justificar estos ataques inexplicables, agregan que, “ExxonMobil es una compañía petrolera y gasífera sofisticada y experimentada que tiene operaciones a nivel global y rutinariamente trata con bienes, servicios y tecnología sujetos a las sanciones económicas y controles a las exportaciones de EU”.

La explicación más razonable para usar esta transacción de hace tres años sin ninguna base legal para hacerlo, es que Tillerson se ha convertido ahora en el principal negociador del Presidente Trump en el establecimiento de relaciones internacionales basadas en un compromiso compartido sobre el futuro, y que la serpiente de Wall Street, Mnuchin, está decidida a pararlo a como de lugar.