La separación bancaria de nuevo en primer lugar en el programa del Partido de Izquierda de Suecia

26 de julio de 2017

25 de julio de 2018 — En un extenso artículo de opinión publicado en el diario sueco Svenska Dagbladet el lunes 24, Ulla Andersson, vocera económica del Partido de Izquierda de Suecia, hace un llamado a la separación bancaria y plantea una serie de medidas para limitar los riesgos financieros de los contribuyentes suecos.

Con el título “Bancos gigantes ponen en riesgo a Suecia”, destaca las proporciones enormes de los cuatros grandes bancos suecos en comparación con la economía sueca. “Suecia tiene un sector bancario de un tamaño que muy pocos otros países tienen. Estamos en tercer lugar, cuando se considera el total de activos en relación al PNB. Solo Suiza y Holanda tienen sectores bancarios más grandes”, escribe Andersson, y señala que esto pone en peligro el empleo, el bienestar social y las finanzas del Estado en caso de una crisis financiera.

Andersson subraya que a pesar de las nuevas reglas de la UE sobre rescates internos, son los contribuyentes los que están sufriendo los mayores riesgos. Los cuatro bancos más grandes del país controlan un 70% de todo el crédito y están “vinculados unos con otros, al ser poseedores de los bonos garantizados de cada uno de los otros bancos, lo cual significa que si un banco tiene problemas, todos los demás automáticamente entran en la zona de peligro”. Asimismo, agregó, la garantía implícita hace que los bancos se vuelvan aún más grandes al poder pedir prestado más barato que cualquier otro banco en el mercado. Según el Banco Central, estos cuatro bancos se ahorran anualmente unos 26 mil millones de coronas suecas.

Andersson afirma que el problema es que hay “un sector bancario de proporciones enormes en comparación con la economía del país. Por lo tanto, el foco siempre tiene que ser la estabilidad financiera”. Hace un llamado a una ley de separación bancaria y también pide una investigación pública de las estructuras bancarias para determinar cómo se podría dividir el sector bancario oligopólico. También se necesitan otras medidas, agrega, para limitar los riesgos del sector bancario.

En las últimas elecciones del 2014, el Partido de Izquierda planteó la separación bancaria después del tema de limitar las privatizaciones de remate de los sistemas escolar y de bienestar social de Suecia. Esto alcanzó recientemente su punto crítico, cuando este mes se reveló que hasta los registros de licencias de conducir secretos, entre ellos los de las agencias de la policía, militares y contraespionaje, se estaban subcontratando a las oficinas de la IBM en Serbia, la República Checa y otros países de Europa Oriental con salarios más bajos.

Con este artículo, Andersson coloca de nuevo la separación bancaria en el centro y primer plano del programa del partido justo a tiempo antes del estallido de una nueva crisis financiera internacional.