El impopular Macri lanza desesperado una cacería de brujas contra el anterior gobierno de Kirchner

27 de julio de 2017

27 de julio de 2017 –- La cacería de brujas que lanzó el gobierno de Macri en Argentina, en contra de los miembros del gobierno de Cristina Fernández de Kirchner que le precedió, llegó a niveles enfermizos, en una ya de por sí caldeada campaña electoral para las elecciones de octubre, en las que Cristina Fernández de Kirchner está a la cabeza en las encuestas para el cargo de senadora por la Provincia de Buenos Aires.

Ansioso por desviar la atención del desastre económico que ha causado la política económica de Macri, dictada por Wall Street, la colación gobernante “Cambiemos”, lanzó un ataque virulento en la Cámara de Diputados en contra del ex ministro de Planeación, Julio De Vido, a quien los seguidores de Macri acusaron de “la peor corrupción de toda la historia argentina”. Luego de que no pudieron despojar a De Vido de su fuero parlamentario, el bloque de Cambiemos trató, sin éxito, de lograr las dos terceras partes de mayoría necesarias para expulsarlo del Congreso. De Vido, así como la ex Presidente Fernández, es objeto de muchas demandas judiciales, en las cuales se le acusa de corrupción, de lavado de dinero, de asociación ilícita, etc. El perro de ataque de Macri, la diputado Elisa Carrió, lo acusó de “traidor a la patria”, y juró que después de De Vido, le seguiría el también diputado Aksel Kiciloff, ex ministro de Finanzas.

¿Porqué De Vido? Como ministro del 2003 al 2015, primero en el gobierno de Néstor Kirchner y luego en el gobierno que le siguió de Cristina Fernández de Kirchner, De Vido fue el hombre clave para la industria nuclear de Argentina y su programa de satélites, y trabajó muy de cerca con China y Rusia durante el gobierno de Fernández de Kirchner para concretar los acuerdos para los grandes proyectos de infraestructura. El era la cara pública de la cooperación internacional con las naciones del BRICS.

En un breve discurso que dio el miércoles 26, De Vido denunció que los procesos que se están haciendo en su contra son inconstitucionales, y que son una trampa electoral orquestada por el gurú de imagen internacional de Macri, Jaime Durán Barba, quien busca, advirtió De Vido, “destruir, desmoralizar, aniquilar e incluso hasta llevar a terminar con su propia vida al enemigo”. Apenas la semana pasada, a similitud de Hillary Clinton, que en la campaña electoral del 2016 dijo que quienes apoyaban a Trump eran “deplorables”, Durán Barba afirmó que quienes votan por Cristina Fernández de Kirchner son “infrahumanos... vinculados a la economía informal, produce o vende mercaderías con marcas falsificadas, vive de subsidios” o es gente vinculada al “narcomenudeo en la Ciudad de Buenos Aires y en la provincia”.

Esto no va a ayudar para nada a que suba la popularidad de Macri.