Scott Ritter: Memorando del VIPS pone en tela de juicio los alegatos contra Rusia. Exige una verdadera investigación

31 de julio de 2017

31 de julio de 2017 — El ex Inspector de Armas de las Naciones Unidas en Iraq, Scott Ritter, escribió el 27 de julio en el portal de noticias Truthdig.com un artículo titulado “Time to Reassess the Roles Played by Guccifer 2.0 and Russia in the DNC ‘Hack’ (Es hora de reevaluar el papel de Guccifer 2.0 y Rusia en el ‘hackeo’ al CND), en donde respalda la evaluación del grupo Veteranos Profesionales de la Inteligencia por la Cordura (VIPS, en sus siglas en inglés) y hace un llamado a que se haga una verdadera investigación de los hechos.

“Estoy de acuerdo con el argumento del memorando del 24 de julio de los VIPS que discrepa con la Evaluación de la Comunidad de Inteligencia (ICA, por sus siglas en inglés) del 6 de enero de 2017 sobre la interferencia rusa. Esta evaluación de la NIA [siglas en inglés de la Agencia Nacional de Inteligencia] afirma ‘con gran certeza que la inteligencia militar rusa (Directorio central de Inteligencia del Estado Mayor o GRU) empleó a la persona Guccifer 2.0 para dar a conocer la data estadounidense afectada obtenidas mediante operaciones cibernéticas, pública y en exclusivas a medios de comunicación y en materiales pasados a WikiLeaks’. La evaluación sobre Rusia que contiene la ICA que constituye el meollo de la controversia actual en torno a las acusaciones de colusión de personas afiliadas a la campaña presidencial de Trump y Rusia, es demostrablemente errónea. El memorando VIPS al Presidente Trump es una contribución valiosa a una discusión más amplia sobre la evaluación errónea de la comunidad de inteligencia, la cual, por otra parte, está faltando”, escribe Ritter.

“Las implicaciones de las conclusiones a la que llegó el memorando VIPS (si no el análisis técnico del que parte) son abrumadoras: El ‘hackeo’ al CND [Comité Nacional Demócrata] fue en realidad un robo cibernético, perpetrado por un persona desde dentro con acceso directo al servidor del CND, quien después deliberadamente alteró los documentos para hacerlos parecer como si hubieran sido obtenidos por una persona de habla rusa, antes de darlos a conoce públicamente. Esta no es la versión que está promoviendo la inteligencia de EU, ni el Congreso ni los medios tradicionales. Es más, si es cierto, las conclusiones a las que llegó el VIPS apuntan a una conspiración más amplia dentro de Estados Unidos, para socavar la credibilidad de un Presidente, que aunque no sea popular, fue elegido legítimamente, que bordea en la traición.

“Nadie la ligado el robo de los documentos del CND a Guccifer 2.0...

“Lo que nos lleva al aspecto más curioso quizá de todo este caso: Nunca se entregaron al FBI los servidores del CND, que son el centro de esta controversia, para que realizara una investigación pericial. En vez de esto, el FBI se basó en copias de la data del servidor del CND que le entregó CrowStrike [la empresa contartada por el CND].. El hecho de que haya sido CrowStrike y no el FBI, el que le atribuyó al GRU la intervención, con base en las investigaciones sobre la supuesta penetración cibernética del servidor del CND, es perturbador. Como se muestra aquí, hay buenas razones para dudar de la viabilidad del análisis de CrowStrike. Que el FBI, seguido por el Congreso de Estados Unidos, la comunidad de inteligencia de EU y los medios de comunicación tradicionales, hayan repetido como loros esta evaluación cuestionable dándola por un hecho, es escandaloso.

“El cuento sobre Guccifer 2.0 está en el centro de la controversia actual que se arremolina en torno a la Casa Blanca de Trump concernientes a las acusaciones de su colusión con Rusia en la interferencia en las elecciones presidenciales del 2016”, señala Ritter, para concluir en lo siguiente:.

“Lo que está en juego no podía ser más grande. El pueblo estadounidense haría bien en exigir una investigación apropiada sobre lo que realmente sucedió en el CND en la primavera del 2016. Hasta la fecha no ha habido ningún examen que merezca llamarse así, de los hechos que sustentan las acusaciones en el centro del argumento estadounidense en contra de Rusia (a saber, que el GRU hackeó el servidor del DNC y usó a Guccifer 2.0 como conducto para dar a conocer los documentos robados de manera tal que pudieran influir en la elección presidencial norteamericana). El memorando del VIPS del 24 de julio del 2017, pone en tela de juicio la veracidad de estos alegatos. Yo creo que estas dudas están bien fundadas”.