Bajo ataque, los congresistas que respaldan las buenas relaciones con Rusia

3 de agosto de 2017

3 de agosto de 2017 — El Representante John Duncan (republicano por Tennessee), uno de los tres congresistas que votaron en contra del proyecto de ley de sanciones fraudulento y anticonstitucional contra Rusia, Corea del Norte e Irán, anunció que contempla retirarse el próximo año, después de haber servido 16 períodos. El periódico Tennessean informa que Duncan está bajo ataque con el refrito de la noticia vieja de que su hijo había recibido $293,240 dólares en un período de cuatro años ($73,213.50 al año) trabajando como su gerente de campaña. Fue contratado para esta posición después de declararse culpable de mala conducta oficial por autorizar indebidamente pequeñas bonificaciones para él mismo y para otros.

El representante Dana Rohrabacher (republicano por California) también se ha visto bajo ataque por promover buenas relaciones con Rusia y por investigar los alegatos hechos en contra de Rusia.

Como presidente de la Subcomisión sobre Europa, Eurasia y Amenazas emergentes de la Cámara de Representantes, obtuvo información sobre el caso “Magnitsky” de funcionarios rusos. El Congreso había sido bombardeado con acusaciones sobre ese caso por parte de partidarios de la defensa, en apoyo a las sanciones en contra de Rusia, y, cuando este mismo grupo empezó a movilizarse para renovar y expandir estas sanciones, Rohrabacher se interesó en conocer la versión rusa de la historia. El caso y las sanciones subsecuentes han resultado ser perjudiciales tanto para los intereses rusos como estadounidenses.

El mes pasado, en medio de la campaña en contra de Rusia basada en el alegato ridículo de que habían robado la elección presidencial en EU, se inició la campaña en contra de Rohrabacher. Sus apariciones públicas han venido siendo interrumpidas por abucheadores y, a pesar de sus objeciones, fue despedido de su cargo Paul Behrends, el jefe del equipo de su Subcomisión. Los informes sugieren que el presidente de la Comisión de Asuntos Internacionales de la Cámara de Representantes, Ed Royce (republicano por California), un partidario firme del cuento de hadas del “hackeo ruso”, fue el responsable del despido.