Manifestación antinuclear en Argentina tiene como blanco a China

8 de agosto de 2017

8 de agosto de 2017 — Este 9 de agosto, manifestantes antinucleares, amamantados por Greenpeace-Argentina, van a montar manifestaciones antinucleares en 19 localidades de Argentina, para exigir que el país deje de construir reactores nucleares y que se le ponga fin a la colaboración con China.

Históricamente, son raras estas manifestaciones en Argentina dado el largo historial que tiene el país a favor del desarrollo de la energía nuclear con fines pacíficos, que empezó a finales de la década de 1940, y que hoy en día cuenta con tres plantas nucleares funcionando que son fuente de gran orgullo para el país. El programa nuclear de Argentina es respetado internacionalmente por ser un modelo de eficiencia y seguridad.

Pero para los asesinos de Greenpeace, la energía nuclear es “sucia, peligrosa, obsoleta” y costosa. Los medios sociales y Greenpeace han estado atizando el fuego para crear histeria en contra de China, que firmó en mayo contratos con el gobierno de Macri para construir los siguientes dos reactores de Argentina, uno en Buenos Aires y otro en una localidad aún por determinarse en la Patagonia. Cuando una delegación de 14 funcionarios chinos de muy alto nivel llegó a la ciudad de Viedma, Patagonia, el 26 de julio, para empezar una gira de inspección de posibles sitios para construir un nuevo reactor, fue seguida y acosada durante toda su estancia por manifestantes que supuestamente se organizaron “espontáneamente”, para vergüenza del gobierno.

Como era de prever, los verdes están chillando que “todo el resto del mundo” está abandonando la energía nuclear, poniendo de ejemplos a Alemania, Japón y a EU, y exigen que Argentina haga lo mismo optando mejor por la energía solar, eólica y otras energías dizque renovables.