Para Iberoamérica y el Caribe, el futuro está en la Iniciativa de la Franja y la Ruta

12 de agosto de 2017

12 de agosto de 2017 — Un artículo de Jared Ward del 8 de agosto en el The News Lens, destaca la presencia cada vez mayor de China en el Caribe, con financiamiento y proyectos de infraestructura que China concibe como un medio para incorporar a la región en la Ruta de la Seda Marítima. Un ejemplo de esto es el acuerdo que firmó en septiembre del año pasado la empresa China Harbor Engineering Co., para construir un megapuerto en Jamaica, cuyo primer ministro, Andrew Holness, ha manifestado su interés de unirse formalmente a la Iniciativa de la Franja y la Ruta, a la cual califica de “una expresión noble que promueve la cooperación y la inclusión en todo el mundo en desarrollo”.

El megapuerto, dice Jared Ward, convertirá a Jamaica en un centro de recepción de los enormes barcos chinos que pronto comenzarán a pasar a través del Canal de Panamá ahora ampliado. Asimismo, las inversiones chinas en proyectos en Trinidad y Tobago, las Bahamas y en Guyana, están en ascenso. Ward comenta que en una entrevista del 31 de mayo de 2017, publicada en el periódico cubano Granma, con Zhu Quing Qiao, director general del Ministerio de Relaciones Exteriores para Asuntos de América Latina y el Caribe, Zhu destacó que la Iniciativa de la Franja y la Ruta es un proyecto de inclusión, el cual no conoce “límites ni fronteras, en el cual pueden participar América Latina y el Caribe”.

Desde Sudamérica, el embajador de Chile en China, Jorge Heine, publicó un artículo en su blog el 7 de agosto, con el título de “Nuestra vocación Asia-Pacífico y el BAII”. Heine comenta ahí que Chile es “el más asiático” de los países iberoamericanos, dado que la mitad de sus exportaciones van a Asia, y la cuarta parte de ellas van a China. Heine destaca la importancia del Banco Asiático de Inversiones en Infraestructura (BAII), no solo para Chile sino para toda la región, porque puede ofrecer financiamiento para los proyectos de infraestructura, en transporte, ferrocarriles, corredores bioceánicos, cuya construcción ayudará a reducir lo que él califica de “brutales” costos de transporte de bienes a Asia. El Diario Financiero informó el 11 de agosto que a fines del mes, viajará una delegación chilena a China, en procura de un financiamiento de $9.000 millones para varios grandes proyectos de infraestructura.

El hecho de que ya cinco naciones iberoamericanas se han unido al BAII, dice Heine, “demuestra la conciencia cada vez mayor en la ‘vecindad’ sobre la necesidad de impulsar la infraestructura y la conectividad con Asia”. Termina citando al presidente del BAII, Jin Liqun, quien dijo en la reciente reunión anual del banco que “la conectividad en la infraestructura significa conectividad con la prosperidad y desconexión con la pobreza”.