Lo principal

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

La situación es sumamente grave. Acabemos con los escenarios de golpe utilizando el memorando del VIPS

15 de agosto de 2017
Al final se encuentra el llamado para firmarlo.

15 de agosto de 2017 — La situación mundial es sumamente grave. Se podría decir que en este momento se están hilando tres escenarios, todos con el mismo propósito de deshacerse del Presidente electo de Estados Unidos. En orden de aparición, estos escenarios buscan sacar del cargo a Donald Trump: 1) porque se confabuló con los rusos para socavar las elecciones de Estados Unidos; 2) porque está trastornado y fomentará una guerra nuclear por Corea del Norte; o 3) porque es un racista. En otras palabras, “Rusiagate”, “dedo en el botón nuclear”, y ahora “Charlottesville”.

De este modo, la movilización iniciada por el Comité de Acción Política de LaRouche (LaRouchePAC) para dar a conocer el informe de julio “¿Fue el hackeo ruso un trabajo desde adentro?” elaborado por los Veteranos Profesionales de Inteligencia por la Cordura (VIPS, en sus siglas en inglés) no es simplemente una acción para “poner las cosas en claro” sobre una operación sucia, sino una campaña para destruir toda la operación traidora en contra de Estados Unidos y derrotar a la pandilla del imperio británico que está detrás de todo esto.

¿Por qué hacen todo esto? Porque es enorme el potencial que hay para que Estados Unidos se incorpore al programa de la Nueva Ruta de la Seda que se fortalece día con día —junto con el resto de las Américas y el mundo entero— para acabar completamente y para siempre al podrido sistema monetarista. Trump ha manifestado su agrado de colaborar con los líderes de este paradigma, el Presidente Xi Jinping de China y el Presidente Vladimir Putin de Rusia. Trump ha declarado públicamente que favorece las medidas económicas fundamentales que representan estos proyectos, empezando con la ley Glass-Steagall y la construcción de infraestructura. Las “Cuatro Leyes” de Lyndon LaRouche están ahí para proporcionar la guía.

Por el momento, la situación es muy peligrosa. Ya hay comentarios flagrantes de asesinato en los escenarios contra Trump, como una contingencia plausible. El último ejemplo de esto salió directamente de Londres.

Los días 9 y 11 de agosto, el diario londinense Guardian publicó artículos de su corresponsal, Jonathan Freedland, el primero de los cuales se titulaba “Trump Has Taken Us to the Brink of Nuclear War. Can He Be Stopped?” (Trump nos ha llevado al borde de la guerra nuclear. ¿Se le puede detener?). Aquí, el autor asevera que no se puede abrigar ninguna esperanza de que “el Estado Profundo depondrá a un presidente estadounidense trastornado antes de que empiece una guerra total con Corea del Norte”, ni se puede confiar en que los “tres generales, Mattis, Kelly y McMaster”, que asesoran a Trump, lo van a poder “contener”. Freedland implica que la mejor esperanza es que el fiscal especial, Bob Mueller, pueda enjuiciar a Trump, por que si no...

El recurso al que el artículo no lo llama por su nombre, el “asesinato”, Freedland lo señala no obstante de manera muy explícita en su nuevo libro, “To Kill a President” (Para matar a un Presidente), el cual acaba de publicar el mes pasado, bajo el seudónimo de “Sam Bourne”. En la trama del libro, se trama el asesinato de un presidente trastornado, para impedirle que desate una guerra nuclear por Corea del Norte; el complot lo llevan a cabo su Secretario de Defensa y su Oficial Mayor, luego de que ambos llegan a la conclusión de que utilizar la Enmienda 25ava o el enjuiciamiento político, no sería lo suficientemente rápido para sacar al Presidente “a tiempo”.

Este escenario es una reposición, a manera de “novela de suspenso con contenido político”, del asesinato que anunció el Spectator de Londres en la víspera de la toma de posesión de Trump, en un artículo que publicó el 21 de enero con el título de “Will Donald Trump Be Assassinated, Ousted in a Coup, or Just Impeached?” (¿Será Donald Trump asesinado, derrocado por un golpe, o solamente enjuiciado políticamente?).

Esto se tiene que parar. No hay tiempo para una pausa, dado el ritmo de desintegración del sistema financiero transatlántico, lo cual significa caos, en medio de la ausencia de medidas de emergencia adecuadas. El pasado 13 de agosto sonó de nuevo la alarma por la burbuja financiera gigantesca a punto de reventar, con las declaraciones del ex ministro de Economía italiano, Giulio Tremonti, en una entrevista con el diario Corriere della Sera. Tremonti dijo que “las causas de la crisis, desde el 2007, están aquí todavía. El exceso de liquidez que causó la crisis de hace 10 años es hoy día exponencialmente más alta. Las finanzas están sufriendo una mutación genética aterradora. Todos los elementos que producen las famosas burbujas están ahí”. Pero la gente no enfrenta la realidad. Tremonti recuerda la burbuja de los tulipanes en el siglo 17, la burbuja de Louisiana, y la revolución francesa, todos ellos ejemplos de la historia en los que la gente perdió su cabeza por no enfrentar la realidad.

El Comité Político de LaRouchePAC hizo un llamado en su programa de los lunes para redoblar la movilización y firmar el llamado: “Presidente Trump, investigue la subversión británica en EUA”.

Llamado al Presidente Donald Trump: Investigue la subversión británica en Estados Unidos
Lea y firme la petición aquí