Autor británico de “Para matar al Presidente” intensifica su escenario para asesinar a Trump

15 de agosto de 2017

15 de agosto de 2017 — El diario Guardian de Londres publicó de manera favorable la reseña de un libro como “novela de misterio político”, en donde se presenta un escenario sobre el asesinato del Presidente Trump, ejecutado por miembros de su gabinete. El libro se titula To Kill the Presidente (Para matar al Presidente) escrito por “Sam Bourne”, que es un seudónimo del corresponsal del Guardian, Jonathan Freedland. El libro salió a la venta el 4 de julio del 2017, publicado por HarperCollins.

Ahora Freedland intensificó su ataque en contra de Trump en sus últimos comentarios en el Guardian. Bajo el título de “Trump nos ha llevado al borde de la guerra nuclear.¿Podremos pararlo?” escribió el 9 de agosto en el Guardian: “Lo que más causaba ansiedad de que Trump llegara a la Casa Blanca era esto: que era lo suficientemente temerario, impulsivo y estúpido como para llevar al mundo al borde de la guerra nuclear”. Agrega que esa ansiedad ha resultado ¡bien fundamentada!

Luego, el día 11 le da seguimiento a esto con otro artículo en el mismo diario, en el que dice: “Cualquiera que espere que el Estado Profundo derrocara a un presidente estadounidense trastornado antes de que estalle una guerra total contra Corea del Norte, es mejor que lo piense dos veces”. Dice que la esperanza de que los tres generales (Mattis, Kelly y McMaster) pudieran detener a Trump parece improbable, implicando que la única esperanza es Mueller.

En su libro, toma como modelo obvio la imagen del Presidente que han promovido los complotistas del cambio de régimen: un personaje impetuoso, trastornado, vulgar, que el critico del libro en el Guardian describe como “alguien que vive en una zona gris entre la sociopatía y la sicopatía”. Lo presentan como alguien que es manipulado por un controlador malvado, modelado en Bannon y los dos conspiradores para matarlo son el Secretario de la Defensa, un general retirado y el Oficial Mayor, que se semeja a Priebus.

El libro se inicia con un Presidente que despotrica dando órdenes de un ataque nuclear en contra de Corea del Norte, que solo lo evitan las maniobras hábiles del Secretario de la Defensa y del Oficial Mayor. Pronto concluyen los dos que el Presidente está loco, pero que no es posible sacarlo ni con la 25ava Enmienda ni con el juicio político, y por lo tanto, conciben un complot para asesinarlo, que al final frustra un remanente heroico del Presidente anterior, obviamente tomando a Obama como modelo, que ahora es consejero adjunto del Presidente.

Freedland era el corresponsal en Washington del Guardian durante las elecciones del 2016 y ahora escribe una columna semanal. Además de ser el presentador de la serie histórica de la BBC, “La perspectiva a largo plazo”. A principios de los 1990 estuvo una temporada con el Washington Post. En el artículo de hoy, se queda corto de proponer la “solución” que presenta en su novela, el asesinato.