Lo principal

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

Se hunde el Rusiagate. Pasemos a la ofensiva con el nuevo paradigma

18 de agosto de 2017
Una protesta contra Trump en Philadelphia, durante el retiro del Partido Republicano, el 26 de enero de 2017. La pancarta dice: “Moscú ganó. Tonto tuitero útil“ (foto 7beachbum / flickr / CC BY 2.0)

16 de agosto de 2017 — La denuncia explosiva del fraude detrás del “Rusiagate” que el informe del grupo Veteranos Profesionales de la Inteligencia por la Cordura (VIPS) hizo pública, se ha vuelto viral, destruyendo el mito de que los rusos hackearon las computadoras del Comité Nacional Demócrata (CND), a pesar de los esfuerzos frenéticos por bloquearlo de los mentados “medios de difusión tradicionales”. Esto ha puesto a la defensiva a los conspiradores del golpe británico. El New York Times, Washington Post y CNN, entre otros, no han escrito ni una sola sílaba sobre el informe de los VIPS, a pesar de la cobertura de peso en The Nation, el periódico liberal por excelencia en Estados Unidos, y que ahora se ha reproducido en miles de periódicos, sitios electrónicos y estaciones radiales a nivel internacional. Como informó el martes 15 Danielle Ryan de Salon: “Que los medios y los liberales convencionales descarten la información presentada en The Nation por carecer de evidencia, sería algo impresionantemente irónico, dada qué tan poca evidencia necesitaron ellos para construir la narrativa que les beneficiaba a ellos y absolver a Clinton de cualquier responsabilidad por perder las elecciones. Los autores de este informe son profesionales sumamente experimentados y ampliamente reconocidos. Que no se les puede descartar sin mayores trámites o ignorar totalmente, deja mucho que desear del estado en que se encuentran los medios a quienes supuestamente les preocupa la plaga de las noticias falsas. Si estos nuevos hallazgos son exactos, quienes estuvieron promoviendo la narrativa sobre el hackeo ruso con muy pocas evidencias, van a tener que responder por esto”.

Esos medios noticiosos mentirosos se desplegaron en pandilla a la conferencia de prensa que dio Donald Trump el martes 15, para anunciar planes para flexibilizar los requisitos de permisos para nuevos proyectos de infraestructura. Pero los periodistas estaban en una histeria desaforada, con la actitud preconcebida de hablar sobre Charlotesville y nada más, tratando de pintar a Trump como un racista y de ser de alguna forma el responsable por las muertes y los disturbios, perpetrados bajo la dirección de provocadores profesionales en ambos bandos. Trump correctamente destacó que los videos eran claros, había rufianes armados en ambos bandos, y se ven a los anarquistas cubiertos de negro con bates que atacaron a los manifestantes. Esto se acerca demasiado a la verdad, que el FBI controlaba a ambos bandos, en la operación clásica de pandilla-contrapandilla. Se están empleando ahora los métodos de las revoluciones de color, utilizados por las redes de la inteligencia angloamericana alrededor del mundo para provocar un cambio de régimen en los gobiernos indeseados, en contra de la elección incómoda que hizo el pueblo estadounidense de un Presidente que se niega a ser tanto un republicano perfilado como un demócrata perfilado, y que además rechaza la división imperialista británica del mundo de Oriente contra Occidente.

La EIR advirtió en un Informe Especial publicado en febrero llamado “Obama y Soros: los nazis en Ucrania en el 2014.¿En EU en el 2017?” (ver: http://www.larouchepub.com/eiw/public/2017/eirv44n08-20170224/04-21_4408.pdf) que los mismos métodos que se emplearon en el golpe de Estado en Ucrania en el 2014, encabezado por los asesinos neonazis que Obama y Soros abiertamente apoyaron, se iban a utilizar en Estados Unidos antes de un año, como es el caso ahora.

Ante las acusaciones de que está destruyendo las relaciones raciales en Estados Unidos, Trump dijo que las relaciones raciales han sido horribles por años, y que las condiciones necesarias para ponerle fin a esa crisis era la creación de millones de empleos, lo cual él está dedicado a lograr.

Ahora es el momento en que el pueblo estadounidense, y los pueblos de todas partes del mundo, pasen a la ofensiva con el Nuevo Paradigma, tal y como lo desarrollaron y han venido promoviendo Lyndon LaRouche y Helga Zepp-LaRouche desde hace 50 años. Ya China y Rusia están encabezando el proceso de ponerle fin a la era neocolonialista de explotación de los recursos de África, Asia e Iberoamérica que ha dejado a esos países en la pobreza abyecta y sin desarrollo industrial o infraestructura básica. La Nueva Ruta de la Seda está reproduciendo ahora el milagro chino, que sacó de la pobreza a 700 millones en un período de 30 años, mediante la industrialización y la infraestructura alrededor del mundo, al mismo tiempo en que los chinos siguen tratando de concluir su trabajo internamente de construir más ciudades grandes y seguir trabajando para eliminar la pobreza totalmente para el año 2020.

En Estados Unidos, el deterioro económico y cultural que ha ocasionado registros sin precedentes de adicción al alcohol y drogas, así como tasas de suicidio sin precedentes, está empezando a darle paso a las ganas de pelear. La población, especialmente en la llamada “Franja de la Herrumbre” (Rust Belt), los centros otrora industrializados de Estados Unidos, está furiosa ante la campaña para sacar o incluso asesinar al Presidente que eligieron, que prometió ponerse del lado del “hombre y la mujer olvidados de nuestro país”. Los organizadores de LaRouchePAC están informando desde diversas partes del país, pero en especial de las regiones de clase trabajadora, que la gente está encantada de ver a nuestro movimiento en las calles, defendiendo a Trump, por el restablecimiento de la Glass-Steagall, por el restablecimiento del sistema Americano, por unirse a la Ruta de la Seda, y por el restablecimiento de relaciones con Rusia. Pero lo que es más importante, es que cada vez entiende más cómo funciona la mano imperialista británica que está detrás del intento de golpe de Estado en contra de Trump y detrás de los especuladores quebrados de Wall Street.

La nación también requiere un liderato que inspire una visión de lo que tiene y puede ser el futuro: el restablecimiento de la idea de progreso en Estados Unidos, actuar junto con Rusia y China para llevar el desarrollo al mundo entero, ponerle fin al imperio británico y sus guerras perpetuas de una vez por toda. Estas ideas, promovidas por el movimiento de LaRouche durante décadas, están saliendo a la luz, lo que prueba la insistencia de LaRouche de que, en última instancia, el motor de la historia son las ideas. Es en el momento en que corremos el mayor de los peligros, en el que la población es capaz de deshacerse de sus ilusiones y sus miedos y actuar con base en principios. Como dijo Percy Shelley en su En Defensa de la Poesía: “En tales períodos hay una acumulación de la capacidad de comunicar y recibir conceptos intensos y apasionados sobre el hombre y la naturaleza”. Esta es nuestra misión

Llamado al Presidente Donald Trump: Investigue la subversión británica en Estados Unidos
Lea y firme la petición aquí