Lo principal

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

A pensar y actuar fuera de la caja

25 de agosto de 2017
Shangai Maglev
El tren de levitación magnética de Shangai, que utiliza tecnología Transrapid de diseño alemán, es una de las pocas líneas maglev que operan comercialmente en el mundo. (foto edwin_steele / flickr / CC BY 2.0)

25 de agosto de 2017 — “Este es un momento muy grave, realmente”, subrayó Helga Zepp-LaRouche en una discusión con asociados ayer, “y le tenemos que hacer entender a la gente que el golpe contra el Presidente Trump está en marcha todavía, y se le tiene que dar marcha atrás, cambiando la agenda por completo”, organizando una movilización nacional de emergencia por la recuperación económica física, en base a la cooperación plena con la Iniciativa de la Franja y la Ruta de China.

“El juego consiste obviamente en encajonar a Trump, de tal manera que no pueda cumplir con su agenda nacional de creación de empleos, y de tal manera que no pueda cumplir con sus promesas relacionadas con los planes internacionales para detener las guerras”, dijo Zepp-LaRouche. Ciertos círculos militares de Estados Unidos intentan claramente hacer que Trump se eche para atrás con su plan de terminar con la era de guerras de Bush y Obama, pero “si nos aferramos a la geopolítica, estamos sentenciados todos”, declaró Zepp-LaRouche.

Las medidas que se han implementado ya con relación a Ucrania, Afganistán y otras partes, son terribles; solo en Siria hay un ejemplo de la política de cooperación correcta con Rusia para combatir conjuntamente contra el terrorismo del EIIS.

Tanto Rusia como China siguen ofreciendo sus manos al gobierno de Trump para ofrecer una salida de la caja, tal como la cooperación en asuntos económicos y políticos internacionalmente. Y el programa de desarrollo económico de la Franja y la Ruta sigue avanzando en el resto del mundo, ahora en torno a dos reuniones internacionales decisivas a principios de septiembre: la cumbre del BRICS en Xiamen, China (del 3 al 5 de septiembre); y el Foro Económico Oriental en Vladivostok, Rusia (el 6 y 7 de septiembre).

Pero la clave para resolver la crisis estratégica sigue siendo Estados Unidos, donde es urgente volcar la mesa en el golpe que se intenta dar al gobierno de Trump y que sigue en marcha, y para eso es necesario lograr que el Presidente y su equipo piensen fuera de la caja y que actúen fuera de la caja. Trump no ha sentido el respaldo suficiente hasta ahora de su base de partidarios, señaló Zepp-LaRouche, como para poder romper el cerco de las presiones negativas que recibe de quienes lo quieren sacar de la Presidencia. Las bases de apoyo de Trump entre la población estadounidense siguen siendo amplias y firmes, pero muchos de ellos se han dejado manipular para que todo se revuelva en torno a simples cuestiones terciarias, como el muro, el Obamacare, las peleas de cantina en torno a las estatuas, y demás tonterías.

Todo eso son distracciones. No debatan esas cuestiones; ignórenlas. La cuestión programática de vida o muerte que enfrenta a Estados Unidos es hacer que el gobierno de Trump se una con China y Rusia para construir el Puente Terrestre Mundial, lo cual exige poner en bancarrota a Wall Street y a la City de Londres con la ley Glass-Steagall), y para ponerle fin a la geopolítica británica y sus guerras de una vez por todas.

Hacer esto, nomás empezar a hacerlo, obrará maravillas para detener el golpe de Estado que se pretende.

Llamado al Presidente Donald Trump: Investigue la subversión británica en Estados Unidos
Lea y firme la petición aquí