Mueller se arma con más agentes en su intento de golpe contra Trump

6 de septiembre de 2017

6 de septiembre de 2017 — Ha trascendido que el Fiscal Especial Robert Mueller se alió con el Procurador General de Nueva York, Eric Schneiderman y con la Unidad de Investigaciones Delictivas (CI) de la Oficina de Recaudación de Impuestos (IRS en sus siglas en inglés) en su intento de golpe de Estado, según las últimas “filtraciones” de su despacho ( “personas familiarizadas con la investigación”, según cobertura en el Daily Beast y en Político).

El Beast se muestra muy emocionado que se haya asociado con la CI, a la cual caracteriza como “una de las instituciones investigadoras más hermética, especializada y secreta del gobierno federal. Sus 2,500 agentes se enfocan exclusivamente en delitos financieros, entre ellos evasión fiscal y lavado de dinero sucio. Un antiguo colega de Mueller dijo que a él siempre le ha gustado trabajar con los agentes especiales del IRS, en especial cuando era procurador federal”.

Pero, lo que realmente alborotó totalmente a las hienas de la prensa es la “filtración” a Politico de que uno de los fiscales de Schneiderman se unió al equipo de Mueller. Schneiderman transformó su despacho en un cuarto de guerra “para atrapar a Trump” inmediatamente después de las elecciones, e instruyó a su equipo a que acumularan cualquier pequeño detalle de trapos sucios en contra de Trump, para poder moverse contra él en cuando se presentara la primera oportunidad. ( En un artículo del 3 de febrero, Político calificaba a Schneiderman como “el dirigente de la resistencia a Trump”, e informaba sobre esta nueva tarea postelectoral con el encabezado “¿Derrocará este hombre a Donald Trump?”

La cadena de TV CBS sugiere que Schneiderman le ofreció información a Mueller, obtenida de las investigaciones sobre las propiedades inmobiliarias del antiguo asesor de campaña, Paul Manafort, en Nueva York. El diario favorable a Obama New York Daily News dice hoy de forma desquiciada que debido a que Schneiderman “tiene jurisdicción sobre el estado natal de Trump” donde vivió, y manejó su compañía y su campaña “eso lo pone a él, de alguna forma, por encima de los poderes presidenciales de Trump”. El bastión de depravación cultural fundado por la familia Hearst en 1933, la revista Esquire proclama que por la misma razón, la asociación Mueller y Schneiderman “redefine toda la situación. Todo está listo”.