Estados Unidos cerró la misión comercial rusa en Washington; Putin responde

9 de septiembre de 2017

9 de septiembre de 2017 — El pasado 31 de agosto, las autoridades estadounidenses le exigieron a Rusia que cierre su consulado en San Francisco, California, así como sus misiones comerciales en Washington, DC, y en Nueva York.

De manera considerada completamente irregular según las normas diplomáticas, a las 2:15pm del sábado 2 de septiembre, funcionarios estadounidenses, presuntamente de la policía diplomática o del FBI, entraron al edificio de la misión comercial rusa en Washington, DC, para realizar lo que calificaron después de “una inspección”, y estuvieron durante cinco horas en el recinto haciendo sus indagaciones sin explicar cuál era el propósito de la búsqueda. Los funcionarios comerciales rusos habían estado empacando “día y noche” desde que fueron notificados, de acuerdo a la reseña de la agencia rusa RIA.

Se les dijo a los diplomáticos de la misión comercial que su inmunidad diplomática cesaría a las 2:00pm, así que evacuaron el recinto, a pesar de que seis familias viven en el edificio. Cuando los diplomáticos rusos preguntaron qué agencia en particular realizaría la “inspección”, les dieron tarjetas con teléfonos del Departamento de Estado como contacto.

La vocera del Departamento de Estado, Heather Nauert, le dijo al corresponsal de la agencia RIA que Estados Unidos opera “en el espíritu de paridad”, y que habían cuatro consulados rusos en Estados Unidos, mientras que en Rusia solo habían tres instalaciones de Estados Unidos.

RIA informó que el Departamento de Estado niega que haya habido ningún intento de abrir cerraduras o de abrir puertas cerradas, a pesar de los testigos presenciales y de las fotos. RT publicó las fotos y una reseña de todo el acto de “inspección”.

El martes 5, el Presidente de Rusia Vladimir Putin lamentó el bajo nivel de competencia diplomática que mostraron los funcionarios en Washington, y dijo que de esa manera se le hace difícil a Moscú trabajar con Estados Unidos.

Putin le dijo a los periodistas que los estadounidenses estaban actuando como unos abusones al cerrar las instalaciones diplomáticas. “Estados Unidos está en su derecho de reducir el número de nuestras instalaciones diplomáticas. Pero lo hicieron de una manera obviamente abusiva, y eso no les da ningún crédito a nuestros socios estadounidenses”, dijo Putin.

“Es difícil mantener un diálogo con personas que confunde Austria y Australia. No hay nada que hacer. Aparentemente, ese es el nivel de cultura política de cierta parte de las instituciones estadounidenses”, comentó Putin, haciendo referencia a una pifa del entonces Presidente George W. Bush en Australia, en 2007.

“Estados Unidos es realmente una gran nación y los estadounidenses constituyen un gran pueblo, si han podido aguantar tanta gente (en el gobierno) que ese nivel tan bajo de cultura política”, agregó Putin.

Rusia considera que el cateo de las residencias de los diplomáticos rusos y de sus familias como un atropello a la inmunidad diplomática.

La orden de desalojo supuestamente tenía la intención de mantener el principio de paridad de las misiones diplomáticas de las dos naciones, como lo había solicitado Rusia. Putin dijo que, técnicamente, Rusia podía responder y ordenar la salida de otros 155 funcionarios diplomáticos estadounidenses. “Teníamos unos 1.300 diplomáticos de Estados Unidos. Nosotros teníamos 455 en Estados Unidos; ya corregimos eso. Pero entre los 455 miembros del personal ruso, hay 155 personas que trabajan en las Naciones Unidas”. Hablando estrictamente, ellos no forman parte del cuerpo diplomático acreditado por el Departamento de Estado de EU, y por lo tanto, Rusia se reserva el derecho de tener 155 diplomáticos menos de Estados Unidos en Rusia.

Putin dijo también que Rusia demandará a Washington por apoderarse de sus propiedades. “Vamos a ver que tan bueno es el tan alabado sistema judicial estadounidense”, dijo. Cuando le preguntaron si estaba decepcionado del Presidente Trump, Putin respondió que “su pregunta parece ingenua. Él no es mi novia, ni yo soy la suya. Nosotros somos estadistas”.