Lo principal

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

O la Franja y la Ruta, o el estallido sin control

19 de septiembre de 2017
brics2017-3-crop.jpg
Foto previa a la recepción que ofreció el Presidente de China, Xi Jinping, a los dirigentes del BRICS y a los jefes de las delegaciones invitadas. Septiembre de 2017. (en.kremlin.ru)

18 de septiembre de 2017 — La realidad que enfrenta el sistema financiero transatlántico tiene su manera de hacerse valer.

Por un lado, hay estadistas reflexivos como el ex primer ministro francés Jean-Pierre Raffarin, el enviado del gobierno de Macron al Foro de la Franja y la Ruta que se realizó en mayo pasado en Pekín, y que le dijo a la agencia china Xinhua el pasado sábado 16 de septiembre que “Europa se debe unir a la propuesta de China, de la Iniciativa de la Franja y la Ruta, lo más pronto posible”, según la paráfrasis de Xinhua. “Aprovechemos la oportunidad y hagamos más ganancias. Yo creo que lograremos resultados en que todos ganan, mediante la cooperación con nuestros socios asiáticos”, dijo Raffarin. “Francia y otros países europeos necesitan un crecimiento rápido. Tenemos que participar en vez de solo hablar sobre eso, porque si no, perderemos mucho tiempo. La iniciativa es muy importante para Europa... China ofrece una mano amiga”.

De manera similar, el gobierno de Panamá, que acaba de establecer relaciones diplomáticas con la República Popular de China, luego de mantener relaciones con Taiwán por décadas, se prepara para participar plenamente en la Iniciativa de la Franja y la Ruta. Durante una reciente visita a Panamá del ministro de Relaciones Exteriores de China, Wang Yi, el Presidente panameño Juan Carlos Varela puso de relieve la importancia de Panamá como plataforma logística, portuaria y aérea, y exhortó a China para que utilice a Panamá como su base para extender la Iniciativa de la Franja y la Ruta a toda Iberoamérica. Eddie Tapiero, miembro de la Unidad Económica de la Autoridad del Canal de Panamá, señaló también un aspecto esencial: La Franja y la Ruta “es un nuevo modelo de negocios de la globalización en el mundo y Panamá no puede ser ajeno a ella. Estados Unidos, como el principal socio de todos los países de América Latina, tiene que ser parte de la iniciativa. Con todos los actores trabajando con una misma finalidad, los países lograrán un equilibrio en su fuerza y estabilidad a largo plazo”.

Incluso el gobierno de Rajoy en España parece que se ha percatado hacia donde sopla el viento. Luego de haber participado en el Foro de la Franja y la Ruta en Pekín, el gobierno de Rajoy auspició una visita sumamente exitosa a España para el Consejero de Estado de China, Yang Jiechi, en la cual se habló sobre una mayor integración a la Iniciativa de la Franja y la Ruta.

Por otro lado, ahí están los intrigantes oportunistas de Wall Street, como Jim Rogers, entrenado en el Colegio Baliol de Oxford, y cofundador del Quantum Fund de George Soros, quien ahora anda por su lado como “comentarista financiero e inversionista”, cuyas opiniones, reconoce él, se describen mejor como opiniones de la escuela monetarista austriaca. En una entrevista publicada por RT el 16 de septiembre, Rogers dijo que si Estados Unidos lanza una guerra comercial a toda escala contra China, eso le resultará contraproducente a escala monumental y probablemente lleve a China y a Rusia a intervenir para sustituir rápidamente al actual sistema financiero internacional. “Si le imponen sanciones a China en gran forma, hundirán a la economía mundial entera. Y al final, perjudicaría más a Estados Unidos de lo que pudiera perjudicar a China, simplemente porque obligaría a China y a Rusia, y a otros países, a unirse más. Rusia, China y otros países ya están en el proceso de formar un nuevo sistema financiero. Si Estados Unidos les impone sanciones, tendrán que hacerlo mucho más rápido”.

Lo que reflejan estos acontecimientos, señaló Lyndon LaRouche este lunes 18, es que lo que está en formación es el desarrollo de un nuevo sistema que va a funcionar. LaRouche fue el originador del diseño de ese nuevo sistema, para reemplazar al quebrado imperio británico, y muchas de las personalidades que estuvieron involucradas con LaRouche en fomentar ese programa durante años, en todas partes del planeta, están volviendo a jugar papeles mayores. Esto se puede ver en Tailandia, Europa y en Panamá. Es la influencia de LaRouche, de sus ideas, lo que constituye la fuerza motriz detrás de esa dinámica.

Algo está sucediendo, explicó LaRouche. El campo está abierto; personas diversas y fuerzas políticas se unirán a este proceso para hacer que la tarea se haga. Son las personas que tenemos que organizar para ese fin, dijo LaRouche.