Lo principal

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

Zepp-LaRouche: ¿Nos hundiremos con el sistema financiero transatlántico, o nos incorporaremos a la Nueva Ruta de la Seda?

20 de septiembre de 2017
brics-2017.jpg
Los dirigentes de los países del BRICS (Brasil, Rusia, China, Suráfrica e India, respectivamente) en la cumbre que se llevó a cabo en Xiamen, China. 4 de septiembre de 2017. (en.kremlin.ru)

20 de septiembre de 2017 — Esta es una transcripción editada de los comentarios de Helga Zepp-LaRouche en una discusión que tuvo con sus colegas de Europa el 19 de septiembre de 2017.

El mundo es un lugar que se mueve muy rápidamente, y yo diría que la batalla decisiva será así: ¿Derrumbará primero el crac financiero al sistema transatlántico, generando caos y desorden, o podremos organizar un sistema de economía completamente nuevo, haciendo que Estados Unidos y las naciones de Europa se incorporen a la Nueva Ruta de la Seda? Esto le puede sonar como algo muy difícil a muchas personas ahora, pero en realidad es algo que está al alcance absolutamente.

En primer lugar, la crisis financiera está por suceder. Ya vimos las advertencias que hicieron el Banco de Pagos Internacionales (BPI), el Instituto Adam Smith, Giulio Tremonti, Die Welt, Der Spiegel, y otros más. Todos ellos advierten que la crisis financiera venidera es “un accidente a la espera de que ocurra”. Y esas advertencias realmente son cada vez más fuertes; lo que no está claro es cuándo sucederá: ¿Será a finales de este trimestre, que es el final del año fiscal? ¿O lo detonará algún otro suceso?

Pero lo fundamental es que la incapacidad de las élites financieras, o su renuencia, su renuencia absoluta a hacer nada respecto a las causas de la crisis del 2008, está de regreso ahora con mucha más fuerza. Hoy todos los parámetros son peores que los del 2008. Si aumentan solo un poco las tasas de interés, los “bancos zombis”, las “compañías zombis” se van a desintegrar. Y esto es una realidad.

Los políticos actuales que hoy encubren esto, tienen una responsabilidad penal inmensa, porque están arriesgando con tremendos sufrimientos a la población normal si es que esto sucede. Ya está ocurriendo en la forma de que los ricos son cada vez más ricos, y los pobres son cada vez más pobres. Y en especial en Alemania, en donde estamos teniendo esta dizque “campaña electoral” en estos momentos, y donde la complicidad de los medios de comunicación para asegurarse de que las cuestiones más relevantes estén ausentes del debate público; Goebbels estaría avergonzado de haber sido un aficionado y un don nadie, comparado a lo que estos medios de comunicación de masas están haciendo en estos momentos para no hablar de la realidad; tanto en términos de los peligros del sistema actual, pero también obviamente respecto al potencial del nuevo sistema, la Nueva Ruta de la Seda. ¿Y si la gente no sabe sobre esta, que otra opción tienen sino dejarse llevar por el pesimismo?

Y eso, en sí mismo es un crimen. Si le niegas a la gente las opciones disponibles, los estás forzando a ser pesimistas culturalmente, y entonces por lo tanto tienes un fenómeno como el del AfD [el partido “Derecha Alternativa para Alemania”]; y luego tienes periodistas como Jacob Augstein que dicen que Merkel es la madre del AfD, pero concluyen en que no se puede hacer nada, así que llama a la abstención del voto porque no tiene caso votar.

Esta gente es verdaderamente perversa.

Por otro lado, está la dinámica de la Nueva Ruta de la Seda, la cual no se puede detener, a menos que se desate una Tercera Guerra Mundial; pero esa dinámica está avanzando. Y creo que una de las señales más esperanzadoras de esto es verdaderamente lo que dijo el ex primer ministro francés Jean-Pierre Raffarin en la conferencia especial entre el Foro de Boao para Asia y algunas instituciones francesas. Raffarin dijo que los europeos no deben perder más tiempo, e incorporarse cuanto antes a la Nueva Ruta de la Seda. Las economía europeas tienen que recuperarse con urgencia, y es por eso que deben comenzar a cooperar de inmediato con la Nueva Ruta de la Seda.

Esa es la dinámica fundamental. Cualquier otra cosa es un encubrimiento y una distracción. Y por lo tanto lo crucial para las naciones de Europa y para Estados Unidos es, ¿Nos vamos a hundir con el sistema financiero transatlántico usureo, que nos llevaría a una Tercera Guerra Mundial?, ¿O nos incorporamos al nuevo sistema, que representa el Nuevo Paradigma para la civilización?

Este es el contexto en el que ocurre todo lo demás, como ese acontecimiento realmente dramático que es la Asamblea General de las Naciones Unidas, que se está llevando a cabo en estos momentos.