Actividad sísmica en el cinturón de fuego, mientras México se recupera de otra tragedia más

21 de septiembre de 2017

21 de septiembre de 2017 -– Para la tarde del miércoles 20, el Coordinador Nacional de Defensa Civil de México, Luis Felipe Puente, informó que 225 personas han muerto como consecuencia del terremoto de 7.1 grados de magnitud ocurrido el martes 19 en México, aunque se espera que ese número aumente y se encuentren más víctimas debajo de los escombros de los edificios que se colapsaron, de los cuales solo en Ciudad de México hay 44. Del total de 225 muertos, 98 fueron en la Ciudad de México, y hay un daño muy grande en los estados centrales mexicanos de Puebla, Morales, y Guerrero, así como en el estado de México.

El personal de rescate incluye al ejército, a los bomberos, la policía, y grupos de seguridad, así como también a un gran ejército de voluntarios, quienes se movilizaron de inmediato y comenzaron a repartir alimentos y suministros médicos, para dar asistencia a los sobrevivientes que pueden estar enterrados bajo los escombros. La ayuda internacional ya comenzó a llegar, incluyendo especialistas de Israel y Alemania, Japón y Estados Unidos.

El Presidente Peña Nieto ha visitado una de las zonas más afectadas en el estado de Morelos, el municipio de Jojutla, muy cercano al epicentro del sismo, y va a coordinar la ayuda y los esfuerzos de rescate con el ejército y el gobierno estatal. Peña Nieto manifestó su “agradecimiento y reconocimiento a los miles de voluntarios y servidores públicos que participaron en estos esfuerzos de rescate”.

El Presidente Trump tuvo una larga conversación con el Presidente Peña Nieto el miércoles 20, en la cual también estuvo Brock Long, administrador de la Agencia Federal para la Gestión de Emergencias (FEMA en sus siglas en inglés). La Casa Blanca informó que el Presidente Trump expresó sus condolencias por las vidas que se perdieron, y ofreció ayuda y equipos de búsqueda y de rescate, los cuales se están desplegando ya. Además prometió mantener una coordinación cercana con México dada la respuesta de las dos naciones a los huracanes y terremotos recientes.

Juzgando por la actividad sísmica en otras partes de la región, hay un grado de actividad sísmica en todo el Cinturón de Fuego:

El martes 19 en Nueva Zelandia, hubo un terremoto en el fondo del mar, de 6.1 de magnitud, que sacudió el sur del país, solo horas antes del terremoto en México, informó el Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS en sus siglas en inglés). Se sintió en Wellington, capital de Nueva Zelandia, más no se reportaron daños mayores.

El lunes en la noche, en California, se sintió un terremoto de 3.6 de magnitud en Los Angeles, particularmente en el oeste en el Valle de San Fernando, pero no se ha reportado un daño significativo.

En Japón, el USGS informó que un terremoto de 6.1 de magnitud sacudió la costa oriental de Honshu. El sismo sucedió como a seis millas de profundidad, y para esta tarde, no se había reportado ningún daño. No se declaró alerte de tsunami.