Manafort exige una investigación penal

21 de septiembre de 2017

21 de septiembre de 2017 – El ex jefe de la campaña presidencial de Donald Trump, Paul Manafort, respondió a las revelaciones de que habían interceptado sus comunicaciones desde el 2014, incluso cuando fungió como director general de la campaña de Trump y después, y exigió una investigación penal de varios aspectos de la operación del FBI y del fiscal especial Robert Mueller.

Jason Maloni, vocero de Manafort, dijo en declaración del 19 de septiembre que, si la noticia de CNN es cierta, en el sentido de que el FBI obtuvo una orden del tribunal FISA para interceptar sus teléfonos (incluyendo su apartamento en la Torre Trump), que “es un delito grave revelar la existencia de una orden judicial de la FISA , independientemente del hecho de que no hayan producido ninguna acusación”.

Maloni dijo después que el inspector general del Departamento de Justicia “debe llevar a cabo de inmediato una investigación de estas filtraciones y examinar los motivos detrás de los esfuerzos del gobierno anterior para vigilar a un oponente político”.

Manafort también solicitó que el Departamento de Justicia “de a conocer cualquier interceptación que lo involucre a él y a cualquier otra persona que no sea estadounidense, para que las partes implicadas puedan llegar a la misma conclusión que el Departamento de Justicia: no hay nada que esconder”, dijo Maloni.

El informe de la agencia Bloomberg agrega que los representantes del FBI y de Mueller se negaron a hacer comentarios.