Lavrov ataca el legado de Obama: “Plantó una mina de acción retardada para socavar las relaciones ruso-estadounidenses”

25 de septiembre de 2017

25 de septiembre de 1017 — El ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergey Lavrov, culpó al legado del gobierno de Obama por las deficientes relaciones que hay entre Rusia y Estados Unidos. “Las relaciones entre Rusia y Estados Unidos no solo sufren porque haya conflictos, sino porque el gobierno anterior se comportó de manera ruin y revanchista, y plantó una mina de acción retardada para socavar las relaciones ruso-estadounidenses”, dijo Lavrov en una conferencia de prensa al concluir sus actividades en la reunión de la Asamblea General de las Naciones Unidas, según informó la agencia TASS. “No me hubiera esperado esto de parte de alguien que ganó el Premio Nobel de la Paz”, dijo con ironía. Agregó que estaba convencido que “es muy grave que un enorme potencial de nuestras relaciones bilaterales esté congelado debido a la histeria de rusofobia y los asuntos globales se ven afectados debido a que Rusia y Estados Unidos no pueden coordinarse”.

Lavrov dijo que le costaba creer que Rex Tillerson, Secretario de Estado de Estados Unidos, había afirmado que tenía pruebas de la interferencia de Rusia en las elecciones Presidenciales de Estados Unidos. “Cuando yo le pregunté a Rex Tillerson cómo podía confirmar sus palabras de que la injerencia de Rusia en las elecciones estadounidenses está bien documentada, respondió que: ‘No puedo mostrarle nada dado que es información clasificada’ ”, explicó el ministro ruso. “Sabes que no puedo creerlo”, agregó.

“Se ha desatado una campaña sobre la legalidad de la elección del Presidente Donald Trump y sobre el supuesto de que Rusia hizo posible que él llegara a la Presidencia al inmiscuirse en la campaña electoral, pero no han podido presentar prueba alguna”, dijo Lavrov. “Sobre la injerencia en las elecciones, aunque ya ha pasado un año desde que varias comisiones comenzaron a trabajar, nadie, en ningún lado, hasta ahora nos ha presentado una sola prueba al respecto”.

“Tenemos la llamada zona de distensión, pero probablemente esto no es suficiente cuando está en proceso la pelea contra el terrorismo, cuando acabamos con hervideros terroristas en Raqqa y en Deir Ezzor”, explicó. “De hecho, para poder dar un golpe final a los terroristas, no solo se necesitan zonas de distensión, es necesaria la coordinación. Sin embargo, el ejército estadounidense tiene prohibido coordinarse” con sus homólogos rusos.

Lavrov dijo que Rusia informó a Estados Unidos que si se lleva a cabo cualquier intento de obstaculizar las operaciones contraterroristas en Siria, habrá una respuesta correspondiente de seguro. “Hablamos regularmente con los estadounidenses, el Departamento de Estado y el Pentágono. Hemos explicado qué es lo que está sucediendo, cuando ya el Ministerio de Defensa de Rusia previamente había hecho un anuncio público”, recalcó. “Enviamos un mensaje claro al respecto de que si hay intentos de obstaculizar y acabar con las operaciones de contraterrorismo en las zonas cercanas a los ‘amigos’ de los estadounidenses o como sea que los llamen, no vamos a dejar de responder a ello”, concluyó Lavrov.

También explicó que todas las tropas que no hayan sido invitadas por el gobierno sirio tendrán que salir de Siria luego de que hayan derrotado al EIIS. “Existe una presencia legítima basada en la invitación hecha por las autoridades oficiales, pero también existe una ilegítima, como la mencionada presencia de una coalición y fuerzas especiales de tropas de un gran número de países extranjeros liderados por Estados Unidos, a quienes nadie invitó”, subrayó Lavrov. “Luego de que derrotemos al terrorismo, el primer paso deberá ser el retiro de quienes tienen una presencia ilegítima en Siria.

“Y para quienes sí fueron invitados de manera legítima, el liderato del Estado sirio tomará la decisión de acuerdo a los resultados de un proceso político”.