¿Qué se necesita para “volver a prender la luz” en Puerto Rico?

27 de septiembre de 2017

27 de septiembre de 2017 — El periódico The New York Post publicó una editorial muy correcta el 21 de septiembre, en donde señalaba que el gobierno federal debe “hacer todo lo que sea necesario para restablecer la electricidad en Puerto Rico" y advierte que “Washington va a tener que volverse muy creativo para enviar la ayuda que necesitan los habitantes de Puerto Rico y también a los de las Islas Vírgenes estadounidenses que fueron recibieron un duro golpe”. Hacer nada menos que eso, s “inaceptable”, señala el editorial del diario.

Se informa que se está organizando un paquete de ayuda, pero no se conocen todavía los detalles sobre cuánto será, o para cuándo se asignará. Una delegación del estado de Nueva York, incluyendo el gobernador Andrew Cuomo y legisladores de Nueva York, estuvieron el lunes 25 en el Capitolio (con Cuomo no muy sutilmente dando un mensaje en contra de Trump). También estuvieron representantes de EIR, quienes distribuyeron el programa de emergencia propuesto por Lyndon LaRouche. Hay rumores de que el gobierno de Trump solicitará una asignación bastante grande para el Cuerpo de Ingenieros del Ejército. GantNews informó el lunes 25 hoy que asistentes de la Casa Blanca están trabajando en un paquete de rescate y ayuda para presentarlo al Congreso.

Para el lunes 25 de septiembre, la Agencia Federal para la Gestión de Emergencias (FEMA, por sus siglas en inglés) tenía $5,030 millones de dólares disponibles para ser utilizados en casos de desastres hasta el final de septiembre. Cuando comience el nuevo año fiscal el 1ro de octubre, se añadirán $6,700 millones de dólares adicionales a ese fondo.

Pero el gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rosselló, estima que para reconstruir a Puerto Rico se necesitará mucho más que los $7 u $8 mil millones utilizados para reparar los daños causados por el huracán Georges en 1998, informó hoy el periódico The Wall Street Journal. Rosselló manifestó su preocupación de que el Congreso va a engañar a la isla, y advirtió que sin los millones de dólares que se requieren, habrá una migración enorme “hacia otros estados, que va a traer una serie de otros problemas no solo para Puerto Rico, también para los otros estados... Esto es un desastre de graves magnitudes, al igual que lo fueron Katrina o Sandy”, añadió. Recalcó en particular la necesidad de que haya un respaldo más amplio de parte del gobierno Federal, especialmente de parte del Pentágono, para prestar más ayuda a los organismos de orden público y de transporte. Los organismos de orden público locales ya están haciendo más de lo que pueden.

Tom Bossert, asesor de la Agencia de Seguridad Nacional, y Brock Long, administrador de FEMA, están en Puerto Rico hoy para evaluar las necesidades inmediatas. El desafío logístico consiste en hacer llegar alimentos y agua a la población, en especial a los que viven en zonas remotas, a las cuales no es posible llegar en vista del estado de las carreteras y caminos. La basura se está apilando en las calles, lo cual presenta un riesgo enorme a que se desaten enfermedades, en especial porque muchas calles siguen inundadas. Hay hospitales de los que se dice que apenas “están sobreviviendo”, les falta combustible para los generadores eléctricos y para poder cuidar a los pacientes. Y, como señaló hoy el New York Times, el huracán arrasó con la agricultura de Puerto Rico. Normalmente, la isla importaba un 85% de alimentos, pero ahora, va a ser necesario importar todo.