Richard Butler es “el australiano”" que mintió sobre las ADM en Iraq

29 de septiembre de 2017

29 de septiembre de 2017 — El ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergey Lavrov, habló en un programa de la TV rusa el 24 de septiembre, de “alguien de Australia”, que en los años anteriores a la invasión de Iraq en marzo del 2003, mintió acerca del cumplimiento de Iraq respecto a las resoluciones del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (NU), lo cual sirvió de pretexto a Estados Unidos para bombardear ese país hasta dejarlo en la edad de piedra.

Ese australiano fue Richard Butler, quien encabezaba la Comisión Especial de la ONU en la década de 1990, y a la que se le asignó la tarea de encontrar y destruir lo que quedase del programa de Armas de Destrucción Masiva (ADM) de Saddam Hussein, luego de la Guerra del Golfo en 1991. Como lo documentó la EIR en su edición del 1ro de enero de 1999, Butler había emitido un informe que fue utilizado para amedrentar al Presidente Bill Clinton y llevarlo a que ordenara la campaña de bombardeo “Zorro del Desierto” en contra de Iraq en diciembre de 1998. El informe, como indicaron fuentes de inteligencia a la EIR, fue un fraude que afirmaba que Iraq no estaba cooperando con los inspectores de la ONU.

En ese artículo, EIR se refiere a un artículo del Washington Post del 17 de diciembre de 1998, en donde se cita a un diplomático con sede en Nueva York, que generalmente respalda a Washington, quien le dijo al periódico que Butler, director de la Comisión Especial de las Naciones Unidas (UNSCOM en sus siglas en inglés), deliberadamente había escrito una justificación para hacer la guerra.

“Con base en los mismo hechos, él pudo haber dicho, ‘hubo alrededor de 300 inspecciones y nos encontramos con dificultados en cinco de ellas’ ”, lo cual habría mostrado la verdadera extensión de las “violaciones”.

“Hay una sensación general”, declaró el diplomático, “de que en un número de casos cada vez mayor, Butler, ha sido instrumento de algo distinto al Consejo de Seguridad [de la ONU], y eso es un problema”.

Saddam Hussein expulsó al UNSCOM del país antes de que en 1998 Estados Unidos iniciara el bombardeo, y Butler, luego de que George W. Bush llegó a la Presidencia, hizo una campaña para respaldar los planes de guerra de los neoconservadores en contra de Iraq. Scott Ritter, quien había sido miembro del UNSCOM (y quien parece que, según informes de la EIR de ese momento, estuvo jugando un desagradable papel en la operación de Butler), más luego se volteó en contra de Butler para oponerse a la invasión en el 2003. En otoño del 2001, Ritter le dijo a la EIR (publicado en la edición del 8 de marzo del 2002) que él estaba en posición de poder rebatir todas las afirmaciones de Butler sobre las supuestas armas de destrucción masivas y vínculos con el terrorismo de las que acusaban a Iraq. Ritter dijo que estaba dispuesto a debatir con Butler “en cualquier foro”, y afirmó ser la única persona que podía desbaratar la política belicista de Butler en contra de Iraq, porque “yo estuve allí”.