Expertos refutan la desinformación respecto a Trump y Puerto Rico

4 de octubre de 2017

3 de octubre de 2017 — A finales de la semana pasada comenzaron a salir las refutaciones a la campaña de los medios noticiosos sobre la supuesta incompetencia del gobierno de Trump respecto a cómo respondió al desastre que dejaron los huracanes en Puerto Rico. Dos expertos, uno que está actualmente involucrado en las operaciones de ayuda a la isla, y el otro con una amplia historia de haber participado en labores similares, ambos refutaron la distorsión que los medios noticiosos han propagado ampliamente, de que el gobierno de Trump no está respondiendo de modo adecuado a la crisis que se ha desatado.

“Es una imagen de devastación total. El huracán atravesó por la mitad de la isla. El 100% de las isla está sin electricidad. Como puertorriqueño, me preocupa escuchar la desinformación al respecto del meollo de este asunto”, declaró Michael A. Valle, coronel de la Fuerza Aérea de Estados Unidos, perteneciente al Grupo de Operaciones Aéreas y Espaciales 101 y director del Componente Aéreo de Coordinación Conjunta (Joint Air Component Coordination Element, 1st Air Force), y originario de Puerto Rico. Valle habló como un profesional militar profundamente involucrado en la coordinación del esfuerzo de socorro del ejército y también cómo alguien que tiene familia y un interés personal profundo en lo que está sucediendo en la isla. El coronel Valle habló con el Huffington Post el 29 de septiembre. Está furioso por la desinformación que están diseminando los oportunistas anti-Trump, sobre el Presidente Trump y el esfuerzo de socorro que están haciendo las fuerzas armadas de Estados Unidos en la isla.

“Simplemente no es cierto”, dice el coronel Valle al referirse a la desconexión enorme que hay entre la percepción de una falta de respuesta de parte de Washington frente a lo que en realidad está ocurriendo en el sitio. “Yo tengo familia aquí. Aquí está la casa de mis padres. Todos mis tíos, tías, primos, también están aquí. Como puertorriqueño, puedo decirles que el problema no tiene nada que ver ni con las fuerzas armadas de Estados Unidos, ni con la Agencia Federal para la Gestión de Emergencias (FEMA), ni con el Departamento de Defensa de Estados Unidos (DoD)”.

Valle Avanza señalando que el problema no es hacer llegar la ayuda a la isla, sino poder distribuirla. Esto es así por la falta de choferes de camiones. Los choferes de camiones no van a trabajar porque están lidiando con el mismo tipo de condiciones a las que cualquier otra persona se está enfrentando.

“No pueden ir a trabajar, la infraestructura esta destruida, no pueden conseguir combustible para ellos, y no nos pueden llamar para que los ayudemos, porque no hay comunicaciones en absoluto. La voluntad de los puertorriqueños es fuera de serie. Los choferes de camiones tienen que ocuparse de sus familias, gran parte de ellas no tienen ni alimentos ni agua. Tienen que ocuparse de las necesidades de sus familias antes de ir a trabajar, y luego de que lo hacen entonces van al trabajo, no pueden llamar a su casa”, explica el coronel Valle.

“Si, la gente está necesitada de alimentos y agua, y de suministros médicos y de electricidad; yo conozco personalmente a la gente aquí, y están muy agradecidos por lo que estamos haciendo. Yo estoy completamente entregado y estoy muy orgulloso de la respuesta. Respondimos de la misma manera al huracán Irma en Florida, que la respuesta que dimos al huracán María en Puerto Rico”, dijo el coronel Valle. “Como puertorriqueño, tomo lo que le pasa aquí a la gente personalmente. Decir que no estamos dando toda la ayuda y los suministros requeridos no es cierto para nada. Lo clave es la distribución, y día y noche estamos trabajando en eso. Yo estoy aquí, mi propia familia está aquí, yo se qué tan duro es esto. Tenemos que seguir haciendo lo que venimos haciendo. Pero esto va a tomar tiempo”.

Otra persona que refutó la desinformación fue el capitán de navío (retirado) Jerry Hendrix, quien tiene un amplio y largo curriculum con cualificaciones profesionales y credenciales académicas, incluyendo conocimientos especializados en respuestas a desastres, y quien es actualmente director del Navy History Center in Washington, DC (Centro de Historia de la Armada en Washington, DC.). El agarró por sorpresa a su entrevistador de Bloomberg News al decirle que las críticas al Presidente Trump no se justifican en lo absoluto.

“Primero que todo, hubo una gran cantidad de medidas que se tomaron anticipadamente y que no se están reconociendo”, dijo en una entrevista que le hicieron el 30 de septiembre. “Los barcos anfibios, así como los portaviones anfibios ligeros Kearsarge y Wasp y el buque anfibio de desembarco Oak Hill, estaban en alta mar y fueron desplegados hacia Puerto Rico antes de que el huracán golpeara la isla”. El hecho de que estos buques están diseñados para enviar y dar apoyo a las operaciones de los marinos en tierra, los hace también excelentes plataformas para apoyar en las operaciones de rescate y socorro, dada su capacidad para llevar aviones y pozos en cubierta, desde los cuales se pueden enviar aeronaves a la costa con una carga de hasta 150 toneladas.

El buque hospital USNS Comfort, aunque tiene una capacidad médica enorme, no puede llevar aeronaves y solo tiene una capacidad limitada para llevar helicópteros, así que tiene que estar al lado de un muelle para ser más efectivo. El buque fue diseñado para dar apoyo a operaciones militares grandes y toma mucho tiempo prepararlo para que salga a navegar; no es, recalcó Hendrix, un buque para “una respuesta de emergencia” inmediata.

“En vista de que no se sabía dónde era que el huracán iba a golpear, no tenía sentido tenerlo listo antes de conocer cual había sido el impacto”, dijo Hendrix.