Wall Street en estado de shock por el compromiso de Trump de “eliminar” la deuda de Puerto Rico

5 de octubre de 2017

5 de octubre de 2017 — El encabezado del diario New York Times este miércoles 4, resume los temores de Wall Street: “Trump promete eliminar la deuda de Puerto Rico. ¿Puede él hacer eso?” Wall Street recuerda cómo Franklin Roosevelt esgrimió el poder de la presidencia en contra de Wall Street y están en pánico. “Se contactó ya tarde el martes a los inversionistas que tienen la deuda de Puerto Rico y sus asesores dijeron que estaban sorprendidos y que no querían hacer ningún comentario”, informa el NYTimes.

El artículo del diario machacó sus argumentos sobre el por qué el Presidente de Estados Unidos no puede y no debe, y más vale que no tenga el poder, de defender las vidas de los ciudadanos estadounidenses a expensas de las deudas de Wall Street. Utilizan argumentos leguleyos como que la deuda de Puerto Rico está en la forma de bonos municipales, que están regidos principalmente por leyes estatales, no por el gobierno federal; o, cierto que el Servicio de Impuestos Internos (IRS) puede intervenir bajo ciertas circunstancias “pero no simplemente para ‘eliminar’ la deuda”.

El servicio de noticias Bloomberg alega también que “no está claro cómo puede ser que simplemente se desaparezca la deuda de Puerto Rico fuera de un tribunal de bancarrota”.

El Times, Bloomberg y otros medios financieros están agitando como amenaza que la aseveración de Trump de “eliminar” los $74 mil millones de deuda de Puerto Rico, pudiera ser responsable de hacer estallar el mercado de bonos municipales en general. Pero el Presidente simplemente estableció la realidad. La economía de Puerto Rico no tiene posibilidades de pagar las deudas usureras de Wall Street (como es el caso de la mayoría de las demás municipalidades en el mercado de bonos municipales que tampoco pueden pagar); la única solución es la reorganización del sistema bancario al estilo de la ley Glass-Steagall de Roosevelt, tal y como ha insistido Lyndon LaRouche.

El mismo miércoles a mitad del día, los encabezados de la prensa de Wall Street ya estaban cambiando su enfoque, utilizando al director de la Oficina de Gestión y Presupuesto (OMB, en sus siglas en inglés), Mick Mulvaney, cuyas declaraciones a CBS y a CNN les aseguraba que la Casa Blanca había echado para atrás el compromiso de Trump.

“Yo no lo tomaría al pie de la letra. Yo hablé largo con el Presidente ayer cuando regresábamos a casa en el avión Air Force One”, dijo Mulvaney. Luego se hizo eco de Wall Street: “Puerto Rico va a tener que resolver sus errores cometidos por la última generación sobre sus finanzas”. Ya veremos.