Crece la electrificación y la luz nocturna en Asia y África; ambientalistas la maldicen

28 de noviembre de 2017

28 de noviembre de 2017 — Desde el 2000 a la fecha, Asia ha avanzado enormemente en el área económica crítica de la electrificación, según la Agencia Internacional de Energía (AIE), al igual que África al sur del Sahara. En un informe titulado “Perspectivas de acceso a las electricidad en el 2017”, la AIE dice que el número de personas sin acceso a la electricidad cayó por debajo de los 1,100 millones de habitantes por primera vez en el 2016, en donde casi 1,200 millones han obtenido acceso a la electricidad del 2000 a la fecha.

De los 1,200 millones que todavía no tienen acceso, unos 870 millones o el 73% están en Asia; 500 millones solo en India. “Hay también por primera vez una tendencia positiva en el sur del Sahara en África, en donde los esfuerzos por electrificarla por primera vez del 2014 a la fecha, han superado el crecimiento poblacional. Sin embargo, el avance es desigual, y todavía hay más gente sin electricidad hoy, que las que había en el 2000”.

Todavía hay más de mil millones de personas que no tienen acceso a la electricidad.

De manera destacada, el informe encontró que casi todos los 1,200 millones de personas que obtuvieron acceso lo hicieron a través de conectarse al sistema eléctrico principal (nacional o regional). La fuente energética dominante sigue siendo la conversión de carbón en electricidad nueva, y la energía nuclear solo representa un 5%, hasta ahora. Se tiene programado que esto aumente.

Este progreso está relacionado, por supuesto, al alumbrado nocturno y los ambientalistas no están contentos con esto. Un centro de investigaciones dio a conocer un informe el 22 de noviembre lamentándose del hecho de que el alumbrado nocturno está creciendo a una tasa de cerca del 2.2% anual en el Este Asiático y partes de África. El estudio se basa en imágenes satelitales de cinco años del satélite Polar Conjunto Suomi NASA-NOAA y que supuestamente les permite “una correlación entre el desarrollo económico de algunas naciones y sus noches con cielos más brillantes”.

Esto es una tragedia para la Asociación Internacional Cielo Oscuro, que llevó a cabo el estudio y que tiene su sede en el Centro de Investigaciones Geofísicas de Alemania (GDZ) en Potsdam. En vez de reconocer la expansión de la electrificación con sus muchos beneficios para la vida humana, de noche o día, el equipo del GDZ denuncia el lento avance del alumbrado nocturno por ser contaminante pura y simplemente. Les molesta en especial que el desarrollo de bombillos para la luz, energéticamente más eficientes, LED, haya llevado no a que se use menos energía con el mismo alumbrado, sino a que haya aumentado el alumbrado.

Dado el velorio del gobierno “Energiewende” de Angela Merkel y Hans-Joachim (John) Schellnhuber, sobre Alemania desde hace mucho tiempo, no es de sorprender la ubicación del grupo de cielos oscuros.