Avances en la movilización en contra del asesino Mueller; aprovechémoslo!

5 de diciembre de 2017

5 de diciembre de 2017 — Mientras que el Comité de Acción Política LaRouche (LaRouchePAC) ha puesto en circulación más de 10,000 folletos impresos y promueve en línea su expediente en donde se pone al descubierto al “asesino judicial” Robert Mueller, se han abierto nuevas grietas contra el equipo de Mueller y su intento de golpe de Estado o enjuiciamiento político en contra del Presidente Trump. Pero hay que abrirlas totalmente; el intento de golpe “no va a parar hasta que no sea derrotado totalmente”.

El 2 de diciembre el Washington Post y el New York Times informaron, más de dos meses después de que los fiscales especiales de Mueller y del FBI, Peter Strzok y Lisa Page dejaran el equipo, que hubo que sacarlos de sus cargos por su abierta inclinación personal a favor de Hillary Clinton y en contra de Trump. Según las fuentes del WPost, se suponía que Strzok era el que encabezaba todo el equipo de Mueller; su aventura extramarital con Page generó una cadena de correos electrónicos y textos en donde quedaba al descubierto su parcialidad. Page trabajaba directamente para el subdirector del FBI Andrew McCabe, cuyo sesgo a favor de Clinton quedó totalmente al descubierto en las investigaciones del senador Chuck Grassley. “Hay mucha preocupación entre los funcionarios judiciales federales, de que la exposición pública de los correos electrónicos pudiera ser utilizada por el Presidente y sus defensores para atacar la credibilidad de la investigación de Mueller”, le dijeron al WPost. “Los defensores más vociferantes del Presidente en el Congreso han hecho un llamado para que se nombre un fiscal especial que investigue la forma en que el FBI manejó la investigación de Clinton... La difusión de esos textos podría echarle más leña al fuego de esas demandas”.

El 28 de noviembre los congresistas Matt Gaetz, Andrew Biggs y Louie Gohmert le escribieron al director del FBI Christopher Wray, para plantearle dos preguntas, cuyas respuestas siguen sin aclararse en los documentos que le entregó el FBI al Congreso: ¿Pagó el FBI por el desacreditado “expediente Steele” británico que todo indica fue lo que desencadenó la investigación de Trump? Y ¿fue el expediente Steele la base de las solicitudes del FBI al Tribunal especial FISA para que se interceptara y vigilara la Torre Trump?

El día anterior, Judicial Watch anunció una demanda judicial en un Tribunal Federal del Distrito de Columbia, mediante la cual se busca obligar al Procurador General, Sessions, al director del FBI, Wray, al inspector general del FBI, Michael Horowitz y al jefe del Departamento de Responsabilidad Profesional del Departamento de Justicia, Robin Ashton, para que despidan al equipo de Mueller por filtraciones ilegales y conflicto de intereses.

El 1 de diciembre, el senador Grassley le envió una carta a Andrew McCabe, en donde sugiere que McCabe había violado la Ley Hatch al ayudar a lanzar y participar en la campaña de su esposa, partidaria de Clinton.

A mediados de noviembre, la Comisión de Inteligencia de la Cámara de Representantes empezó a considerar declarar en desacato ante el Congreso al FBI y al Departamento de Justicia por negarse a entregar documentos sobre el “expediente Steele”, su utilización y sobre el posible pago por parte del FBI.

Mientras tanto, 19 miembros bipartidistas del Congreso siguen exigiendo que las Comisiones Judiciales tanto de la Cámara de Representantes como del Senado sostengan audiencias sobre el prejuicio y filtraciones de Mueller y su equipo y sobre el excesivo mandato de Mueller.

Estas nuevas aperturas muestran que la campaña de LaRouchePAC está haciendo daño y que la población estadounidense rechaza el “Rusiagate” y necesita liderato en contra de todo esto. Se tiene que intensificar la movilización.